• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Copyright
 Title Page
 Introduccion
 Primera parte: La creacion...
 Segunda parte: Desarrollo del modelo...
 Tercera parte: Descentralizacion...
 Cuarta parte: Relaciones entre...
 Implicaciones para programas y...






Group Title: El ICTA en Guatemala : la evolucion de un modelo de investigacion y desarrollo agricolas
Title: El ICTA en Guatemala
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE PAGE TEXT
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00066772/00001
 Material Information
Title: El ICTA en Guatemala la evolución de un modelo de investigación y desarrollo agrícolas
Physical Description: 82 leaves : ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Gostyla, Lynn
Whyte, William Foote, 1914-
Publisher: Rural Development Committee, Center for International Studies, Cornell University
Place of Publication: Ithaca N.Y
Publication Date: 1979
 Subjects
Subject: Agriculture -- Research -- Guatemala   ( lcsh )
Agricultural extension work -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: Lynn Gostyla con la colaboración de William F. Whyte ; traducido por Gladys A. Culagovski.
General Note: "Mayo, 1979."
General Note: "Informe preparado para el Comité de Desarrollo Rural del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Cornell, con la ayuda de un Convenio de Cooperación con la Agencia Internacional de Desarrollo."
General Note: Cover title.
Funding: Electronic resources created as part of a prototype UF Institutional Repository and Faculty Papers project by the University of Florida.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00066772
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 71368186

Table of Contents
    Copyright
        Copyright
    Title Page
        Page i
    Introduccion
        Page 1
        Modelos tradicionales de investigacion
            Page 1
            Page 2
        Redescubriendo la racionalidad campesina
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
        Proposito de este informe
            Page 8
            Page 9
            Page 10
        Notas
            Page 11
    Primera parte: La creacion de ICTA
        Page 12
        Reorganizacion del sector publico agricola
            Page 12
            Page 13
            Page 14
        Repensando el rol de la investigacion
            Page 15
            Page 16
            Page 17
        Traslado de la investigacion de digesa a ICTA
            Page 18
            Page 19
        Construyendo la organizacion central
            Page 20
            Page 21
        Estrategias en torno a la ampliacion de la accion a nivel de la finca: La introduccion de las ciencias sociales
            Page 22
            Page 23
            Page 24
        Notas
            Page 25
            Page 26
    Segunda parte: Desarrollo del modelo participatorio en los terrenos de los agricultores
        Page 27
        La unidad socioeconomica intenta penetrar
            Page 27
            Page 28
        La unidad se inicia trabajo de campo independiente
            Page 29
            Page 30
        Resultados del trabajo de campo de la unidad socioeconomica
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
        Transicion: Las autoridades toman medidas para reintegrar la unidad se a los programas tecnicos
            Page 36
            Page 37
        Notas
            Page 38
    Tercera parte: Descentralizacion e integracion
        Page 39
        Integracion estructural de la unidad se al nivel regional
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
        Integracion en el procedimiento de investigacion mediante una metodologia interdisciplinaria
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
        El ICTA continua su evolucion
            Page 49
        Problemas que impiden la integracion
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
        Indicadores de progreso
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
        Notas
            Page 64
    Cuarta parte: Relaciones entre investigacion y extension
        Page 65
        Page 66
        Surgen nuevas relaciones entre investigacion y extension nuevas direcciones en la estrategia de promocion
            Page 67
            Page 68
            Page 69
        Estrategia de grupo del ICTA: Posibilidad de una mayor orientacion de las politicas de promocion de digesa
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
        Notas
            Page 74
    Implicaciones para programas y politicas de investigacion y desarrollo
        Page 75
        Etapas en el desarrollo organizacional
            Page 75
            Page 76
            Page 77
        Problemas de status y especializacion
            Page 78
        La base cognitiva del nuevo modelo de organizacion
            Page 79
            Page 80
        Se podria haber hecho mejor o mas rapidamente?
            Page 81
            Page 82
Full Text







Este es un recurso prottegido por los Derechos de Autor. Digitalizado con
su periso Todos derechos reservados por el Instituto de Ciencia y
Techinologia Argicolas
This is a Copyrighted resource. Digitized with permissuon.
Atl rights reserved by te instituto de Ciencia y Technoologa Argcolas

C'est une ressource GARANTIE LES DROITS D'AUTEUR Digitalis
avec sa permission. Tous droits r6serv6s par 1e Instituto de Ciencia y
Technologia Argicolas

SECTOR PELRCO AGROPECUAlIlO y D AIDMENTACION
INSTTUTO DE CIENIAAY TECNOLoIAAGRICOLAS
mr E n .a Carai j lw PTcal-.o, re i I Nu..a




A~obtO O. ZOO7






PetrI E. Hibu*an
e~ E e
Jniersiill de Floidfa

E ~ila DI. HRIderdO
De remureO flen le inflami, de e lie forniad $ o id ensd:Ii oVa o a o eo

reutignirilO. Ionando aln kopilara.in la venPId en Providae a AJ-.I2oOU 6
emilile p< la Asetcei, JWurwMi Ir$ il ,l iind va CWuOR Ur









1" .n "oioi|0. i..
GUeVtIRIL

















EL ICTA EN GUATEMALA

La Evolucin de un Modelo de Investigacin
y Desarrollo Agrcolas










Lynn Gostyla
con la colaboracin de
William F. Whyte










Informe preparado para
el Comit de Desarrollo Rural
del
Centro de Estudios Internacionales
de la Universidad de Cornell



Con la ayuda de un Convenio de Cooperacin
con la Agencia Internacional de Desarrollo

Traducido por
Gladys A. Culagovski


Mayo, 1979










INTRODUCCION


Este informe se refiere al desarrollo organizacional del Instituto de

Ciencia y Tecnologa Agrcola (ICTA), el que constituye la unidad de inves-

tigacin del Ministerio de Agricultura del gobierno guatemalteco. Nos con-

centraremos en el ICTA como un ejemplo representativo del importante cambio

organizacional que est teniendo lugar en los programas de investigacin y

desarrollo a travs de todo el mundo.


1. MODELOS TRADICIONALES DE INVESTIGACION


El significado del caso ICTA es mejor entendido si se considera el

modelo tradicional del cual ste diverge, y las presiones que han llevado al

cambio. En el modelo tradicional el centro de la investigaci6n es la esta-

cin experimental. Bajo las consideraciones favorables que la estacin

ofrece, los cientficos pueden desarrollar una tecnologa de alto potencial.

Esta tecnologa es transferida a un servicio de extensin el cual asume la

responsabilidad de difundirla dentro de la comunidad agrcola:

a travs de visitas al campo, publicaciones, predios de demostracin y clases

organizadas. El supuesto es que a travs de su investigacin en la estacin

experimental, los cientficos han descubierto soluciones a los problemas de

produccin de los agricultores, y que, observando demostraciones, el agricul-

tor se dar cuenta de las ventajas que la tecnologa recomendada le puede

proporcionar. En seguida l la adoptar, su produccin aumentar y el

desarrollo proceder acordemente.

En el modelo tradicional, la investigacin se orienta hacia innovaciones










INTRODUCCION


Este informe se refiere al desarrollo organizacional del Instituto de

Ciencia y Tecnologa Agrcola (ICTA), el que constituye la unidad de inves-

tigacin del Ministerio de Agricultura del gobierno guatemalteco. Nos con-

centraremos en el ICTA como un ejemplo representativo del importante cambio

organizacional que est teniendo lugar en los programas de investigacin y

desarrollo a travs de todo el mundo.


1. MODELOS TRADICIONALES DE INVESTIGACION


El significado del caso ICTA es mejor entendido si se considera el

modelo tradicional del cual ste diverge, y las presiones que han llevado al

cambio. En el modelo tradicional el centro de la investigaci6n es la esta-

cin experimental. Bajo las consideraciones favorables que la estacin

ofrece, los cientficos pueden desarrollar una tecnologa de alto potencial.

Esta tecnologa es transferida a un servicio de extensin el cual asume la

responsabilidad de difundirla dentro de la comunidad agrcola:

a travs de visitas al campo, publicaciones, predios de demostracin y clases

organizadas. El supuesto es que a travs de su investigacin en la estacin

experimental, los cientficos han descubierto soluciones a los problemas de

produccin de los agricultores, y que, observando demostraciones, el agricul-

tor se dar cuenta de las ventajas que la tecnologa recomendada le puede

proporcionar. En seguida l la adoptar, su produccin aumentar y el

desarrollo proceder acordemente.

En el modelo tradicional, la investigacin se orienta hacia innovaciones






2



tecnoldgicas que optimicen rendimientos. Se espera que la tecnologa de

alto potencial aumente la produccin en un grado tal, que todos los segmentos

de la poblacin se beneficiarn con dicho aumento. Los grandes agricultores

progresistas pueden ser los primeros adoptantes, pero eventualmente los

pequeos agricultores seguirn el ejemplo; la tecnologa se extender por

"derrame."

En el modelo tradicional, los cientficos se organizan en unidades espe-

cializadas de acuerdo a la especializacin de cada uno. Anteriormente la

investigacin se organizaba en departamentos representando diversas discipli-

nas: fitomejoramiento, suelos, entomologa, fitopatologa, etc. En su

intento por obtener las variedades de altos rendimientos que en la dcada de

los sesenta fueron anunciadas como "Revolucin Verde," los diseadores de los

nuevos centros internacionales se inclinaron por las estructuras basadas en

un solo cultivo. Estos programas integran las diversas disciplinas en la

investigacin de un cultivo en particular. Este enfoque permite a los inves-

tigadores concentrarse directamente en el problema de aumentar la produccin

de determinados cultivos en reas especficas. El enfoque supone, sin embargo,

que los especialistas en maiz y aquellos en trigo pueden considerar sus tareas,

en un rea determinada, separadas y distintas.

Modelos anteriores conceban la investigacin agrcola como el dominio

exclusivo de las ciencias naturales. Los cientficos sociales han jugado solo

un mnimo papel en dicha investigacin. En algunas ocasiones se les llamaba

para evaluar las bajas tasas de adopcin por parte de los agricultores, una

vez que la tecnologa ya habia sido desarrollada y promovida.

Los primeros en ganar un lugar en investigacin fueron los economistas

agrarios con sus mtodos de anlisis de beneficio-costo. Socilogos y






3



antroplogos han participado principalmente en la interpretacin de culturas

locales con el fin de explicar por qu los agricultores no adoptan cierta

tecnologa que les ha sido recomendada.

El modelo supone que las recomendaciones de los cientfficos beneficiaran

a los agricultores y que por lo tanto todos aquellos que son racionales los

adoptarn. De aquf se desprende que la conducta de los no-adoptantes tiene

que ser explicada. Los cientficos sociales han tendido a explicar la no

adopcin en base a elementos no-racionales de la cultura campesina, que se

manifiestan como "resistencia al cambio." Asf nacio lo que hoy llamamos "el

mito del campesino pasivo."


2. REDESCUBRIENDO LA RACIONALIDAD CAMPESINA


El reconocimiento de la necesidad de disear nuevas estrategias y teorras

aumentd con la reafirmacidn de la Revolucin Verde. En este punto es necesa-

rio distinguir entre las metas de produccin de alimentos y aquellas relacion-

adas al bienestar econmico y social de la poblacin rural. Los logros

alcanzados en el mbito de la produccin, como resultado de las nuevas varie-

dades de altos rendimientos de la Revolucin Verde, son de enorme importancia,

pero la esperanza de que, en general, los beneficios derivados de esos progresos

se extendertan hasta los pequeos productores,y los campesinos pobres, no se

ha cumplido.

En algunos casos, los pequeos agricultores han visto empeorar su situacin

como resultado de esos avances tecnolgicos; en otros casos, ellos se han

beneficiado. A medida que se examina experiencias con resultados favorables,

es posible descubrir explicaciones ms plausibles para la inadecuacin de los






4



modelos tradicionales de investigacin y desarrollo. Originalmente, los

centros internacionales se concentraron en la tarea de desarrollar varie-

dades mejoradas diseadas para producir altos rendimientos en tierras de

riego. Algunos estudios han mostrado que en casos en que pequeos produc-

tores han sido alcanzados por proyectos de irrigacin, ellos han adoptado

las nuevas variedades tan rapidamente como los grandes productores.2

Este hallazgo ha contribuido'a debilitar la credibilidad del "mito de

la pasividad campesina." Ya que ha sealado que cuando la innovacin

ofrecida ha sido adecuada a las condiciones particulares del pequeo agri-

cultor, ste la ha adoptado rapidamente. A su vez, sto ha sugerido que el

pequeo agricultor podria ser ms racional que lo que los profesionales

habtan supuesto y que si a menudo no aceptaba sus recomendaciones era por-

que tenta buenas razones para creer que stas no le traertan mayores bene-

ficios.

El modelo tradicional se caracteriza por un flujo unilateral de inicia-

tivas, ideas e informacin, que va desde los cientfficos en la estacin

experimental hasta los agricultores que participan en las demostraciones en

terreno. En este proceso se supone que las prioridades que guian a los

cientTficos en la investigacin son las mismas que guian a los agricultores

cuando stos toman sus decisiones. Sin embargo, si se supone que el agri-

cultor adopta nuevas prcticas segdn cuan provechosas sean para l, muchas

de las recomendaciones de los cientificos han sido interpretadas como no

beneficiosas por aquellos que no las han adoptado. Si los cientficos desean

redirigir sus esfuerzos para producir tecnologfa que sea ms til a los agri-

cultores, la investigaci6n debe reorganizarse de tal manera que les de acceso

a la informacidn acerca de las prioridades reales que orientan las acciones





5


de los agricultores.

El nuevo modelo de investigacin y desarrollo que esta emergiendo y que

es ejemplificado en los esfuerzos del ICTA, no supone que los cientficos

trabajando en estaciones experimentales puedan promover tecnologas ya hechas,

que puedan servir a los intereses de los agricultores. Tecnologas adecuadas

pueden desarrollarse solo a partir de la comprensin de las condiciones

locales en las cuales las tecnologas sern implementadas. De acuerdo al

nuevo modelo, la investigacin exploratoria de las condiciones de la agricul-

tura en reas especficas proporciona los datos bsicos y lineas generales

para la experimentacin agronmica que se va a desarrollar. La experimenta-

cin se lleva a cabo tanto en la estacin como en algunos puntos en el rea

escogida. La exploracin de tecnologas alternativas se efectua a travs de

la interaccin entre los experimentos llevados a cabo en los diversos puntos.

Con el nuevo modelo no se intenta maximizar los rendimientos a toda

costa. Los pequeos agricultores pueden no tener acceso a los medios que

hacen factibles las tecnologas de alto potencial. Los cientficos deben

orientar su investigacin hacia tecnologas alternativas que, a pesar de ofre-

cer rendimientos potenciales inferiores que otros paquetes tecnolgicos ms

sofisticados, son posibles de implementar y pueden producir ms beneficios al

nivel de la finca. Con este punto de partida, ms adelante, la produccin

puede orientarse hacia prcticas ms sofisticadas.

De acuerdo a este nuevo modelo, la organizacin dedicada a la investiga-

cin agrcola adquiere un inters ms amplio en el desarrollo rural en general,

coordinando sus esfuerzos con aquellos de otras organizaciones tanto locales

como gubernamentales al servicio del agricultor. La organizacin dedicada a

la investigacin puede, a travs de esta cooperacin, intentar influir sobre






6



la disponibilidad de servicios clases para el agricultor, de tal manera de

eliminar los obstculos que limitan su capacidad productiva.

El nuevo modelo se aparta de la especializacin estricta de la inves-

tigaci6n por disciplina o por cultivo. La investigacin tiende cada da

ms a organizarse incluyendo diversas especializaciones. En un rea donde

la agricultura comercial se orienta al mono-cultivo, sto puede requirir

investigacin centrada en un producto pero con un enfoque multidisciplinario.

En otras reas donde la agricultura de subsistencia es dominante y donde los

campesinos producen diversos cultivos al mismo tiempo, debe adoptarse un

enfoque diferente. El agricultor que simultaneamente cultiva maz y frijoles,

considera su sistema como un todo, tanto bioldgica como economicamente, y no

como dos empresas separadas. La investigacin que se gufa por las priorida-

des de este agricultor debe, por lo tanto, estudiar su sistema como una

unidad. Esto requiere que los especialistas en determinados cultivos apren-

dan a trabajar juntos en la elaboracidn de nuevas tecnologas. Los especial-

istas no dejan de existir en el nuevo modelo. Mas bien, vienen a contribuir

con sus conocimientos a la solucin de problemas, de manera complementaria y

cooperativa con otras especialidades.

Dentro del contexto de este enfoque ms complementario, el nuevo modelo

supone que las ciencias sociales pueden jugar un papel ms efectivo y dinmico

en la investigacidn. La tarea del cientffico social no es racionalizar en

forma "ex-post facto" la no-adopcidn, a travs de explicaciones a la resisten-

cia al cambio por parte de los agricultores. Mas bien, l debe contribuir al

proceso de generacin de la tecnologa. Mientras los cientficos naturales se

familiarisan con las caractersticas climticas y topogrficas de la agricul-

tura en las reas bajo estudio, los cientfficos sociales se concentran en el




7


comportamiento del agricultor considerndolo como un consumidor de la tecno-

logfa que est bajo la influencia de determinantes econmicas y sociales.

Este tipo de investigacin ayuda a los investigadores a entender la forma en

que el agricultor toma sus decisiones, y sugiere a los tcnicos dnde y cmo

pueden introducir innovaciones de modo que sean percibidas por los agricul-

tores como efectivamente tiles. Mientras se elabora la tecnologa, los

cientfficos sociales continuan participando. Lo hacen, evaluando la respues-

ta del agricultor a la innovacidn introducida y los efectos que sta tiene

en la operacin de su finca. La investigacin social provee al personal

tcnico de continua informacin de manera que ste puede ajustar la experi-

mentacidn a fin de producir resultados beneficiosos para el agricultor.

Finalmente, un elemento muy importante del nuevo modelo se refiere a que

los agricultores ya no tienen que esperar al final de la lnea investigacin-

extensin como recipientes pasivos de tecnologa. Al contrario, ahora ellos

participan en el proceso de investigacin. Se espera que el agricultor, con

su conocimiento de los problemas, contribuya a la formulacin de las estrate-

gias de investigacin. Por otra parte, a medida que se lleva a cabo los

experimentos, el agricultor debe aprender junto al tcnico, para que pueda

cooperar en la evaluacin de la adecuacin de la tecnologa a sus necesidades.

El agricultor se transforma entonces, en consultor a la vez que en experimen-

tador conjuntamente con el cientfico en la investigacin. A medida que

sucesivas tecnologas apropiadas van emergiendo de este proceso, el agricultor

que ha participado activamente en su elaboracin estar ms dispuesto a

adoptarlas.

La informacin no fluye solo desde los cientficos y estaciones experi-

mentales hacia los agricultores. Tambin va desde estos y desde los equipos






8



de campos a enriquecer el conocimiento de los cientficos. El nuevo modelo

tambin propone otro tipo de flujo de informacin, que el modelo tradicional

no contempla: comunicacin entre las diversas especialidades de investiga-

cin de manera que ciertos conocimientos especficos de los diferentes fac-

tores puedan contribuir de manera complementaria a una visin ms amplia del

problema como un todo. Con el fin de que una organizacin de investigacin

pueda incorporar flujos ascendentes y horizontales de informacin a los

tradicionalmente verticales, debe cambiar la manera en que los participantes

en la investigacin se relacionan entre si, y aprender a manejar las nuevas

interacciones que se producen a travs de esas relaciones.


3. PROPOSITO DE ESTE INFORME



Cuando el ICTA inici su operacin en 1973 las lneas generales del

nuevo modelo fueron solo parcialmente visualizadas por sus directivos cuando

stos intentaron conceptualizar formas alternativas a la investigacin de

estilo tradicional. Este informe describe el proceso a travs del cual esos

lineamientos generales han emergido gradualmente en la prctica.

La descripcin que sigue, pondr especial nfasis en la integracin de

las ciencias sociales al proceso de investigacin, y al rol que stas han

tenido ayudando al Instituto a desarrollar un estilo de investigacin parti-

cipatorio y ms orientado hacia el agricultor. Sin embargo, estos aspectos

particulares del nuevo modelo, no pueden ser considerados aisladamente del

proceso de desarrollo del ICTA como un todo.

Antes de proseguir, es importante subrallar el hecho de que todo cambio

es necesariamente acompaado por conflictos. Las nuevas alternativas llegan






9



a definirse de manera realista sdlo a travs de la confrontacin con los modos

tradicionales. El desarrollo del ICTA no ha sido un proceso fcil. Nuestro

anlisis de algunos de los conflictos internos que el ICTA ha experimentado,

no intenta de ningdn modo, atribuir culpas a las partes de tales conflictos

por acciones o actitudes "correctas" o "errdneas." La intencin es ms bien

ilustrar cmo el conflicto puede ser utilizado de manera dinmica para estimu-

lar mayor desarrollo institucional.

La informacidn para este estudio fue recogida por Lynn Gostyla durante

una visita de cuatro semanas a Guatemala, en el verano de 1978 y por William

F. Whyte quien efectud tres breves visitas en el pertodo de dos aos entre

1977 y 1979. La informacidn fue reunida a partir de documentos del gobierno,

publicaciones del ICTA, discusiones con personal del gobierno y observaciones

de las operaciones del ICTA en terreno. Ambos autores tuvieron la oportunidad

adicional de conversar con el Dr. Robert Waugh y el Dr. Peter Hildebrand del

Instituto, durante las visitas que ellos efectuaron a Cornell.

La brevedad del tiempo que los autores pudieron estar en Guatemala hace

que el estudio tenga necesariamente un caracter limitado. La visita ms

extensa fue realizada 'por Lynn Gostyla en Julio-Agosto 1978. En cierto modo,

fue dificil adquirir una impresidn exacta del ICTA durante ese pertodo, ya

que todas las funciones gubernamentales se mostraban considerablemente

inestables debido al cambio de liderazgo en el gobierno central. Un nuevo

director habfa sido asignado al ICTA, y el Instituto estaba, por lo tanto,

en el proceso de ajustarse interna y externamente al cambio. La mayora de

las otras agencias del Sector Publico Agrcola estaba enfrentando un periodo de

transicidn similar. Esto significd que Lynn Gostyla observ el ICTA en condi-

ciones poco normales. Al mismo tiempo tuvo que limitar sus contactos con otras






lo


agencias para evitar complicar las relaciones del ICTA con aquellas, durante

el perfodo sealado. Una perspectiva ms objetiva del rol del ICTA y su

desempeo en el Sector, podrfa hacerse logrado mediante un mayor contacto

con otras agencias. Confiamos en que estas limitaciones no hayan afectado

nuestra habilidad para percibir e interpretar las dimensiones ms amplias del

desarrollo institucional del ICTA.

Finalmente, nos gustarfa expresar nuestro profundo agradecimiento a

todos aquellos que en el ICTA aportaron su tiempo y su esfuerzo para hacer

posible la realizacidn de este estudio.










NOTAS



Para una discusi6n ms extensa de los modelos tradicionales y del cambio

hacia nuevos modelos, vase Whyte, William F., Organizing for Agricultural

Development. New Brunswick, N.J.: Transaction Books, Inc., 1975. Tambin

Whyte, Toward a New Strategy for Research and Development in Agriculture:

Helping Small Farmers in Developing Countries, "Desarrollo Rural en las Amricas,"

Vol. 9, No. 1-2, 1977.

International Rice Research Institute, Changes in Rice Farming in Selected

Areas of Asia. Los Baos, Philippines, 1975.






12


PRIMERA PARTE: LA CREACION DEL ICTA


1. REORGANIZACION DEL SECTOR PUBLICO AGRICOLA


A comienzos de la dcada de los setenta, el gobierno guatemalteco tom

ciertas medidas en orden a dar a la agricultura primera prioridad en los

esfuerzos de desarrollo nacional.

A lo largo de sus cincuenta aos de existencia, el Ministerio de Agri-

cultura se haba, en cierto grado, desarrollado al estilo "laissez-faire,"

con sus componentes organizacionales anexados a l de manera "ad hoc." A

fines de la dcada de los sesenta, el Ministerio estaba compuesto por

dependencias cuyas caracterfsticas tanto operacionales como administrativas

diferfan notablemente. El Ministro de Agricultura tenfa una dificil tarea

asignando las funciones y recursos de una manera racional y era practica-

mente imposible coordinar sus actividades en torno a las metas definidas por

el gobierno.1

Por 1970 los lderes de gobierno se dieron cuenta de que era necesario

tomar algunas drsticas medidas. La produccin de granos estaba quedndose

atrs en relacin a las mayores demandas que la poblacin en aumento estaba

haciendo. El gobierno estaba destinando una creciente proporcin de la dis-

ponibilidad nacional de divisas, a la importacin de alimentos. Con el fin

de mejorar la produccin de alimentos el gobierno llev6 a cabo una importante

reorganizacin. Bajo la orientacin de un plan quinquenal (1971-1975), el

gobierno pasd a coordinar las diversas funciones del Ministerio de tal manera

que ste pudiera participar ms efectivamente en los planes nacionales de

desarrollo.






12


PRIMERA PARTE: LA CREACION DEL ICTA


1. REORGANIZACION DEL SECTOR PUBLICO AGRICOLA


A comienzos de la dcada de los setenta, el gobierno guatemalteco tom

ciertas medidas en orden a dar a la agricultura primera prioridad en los

esfuerzos de desarrollo nacional.

A lo largo de sus cincuenta aos de existencia, el Ministerio de Agri-

cultura se haba, en cierto grado, desarrollado al estilo "laissez-faire,"

con sus componentes organizacionales anexados a l de manera "ad hoc." A

fines de la dcada de los sesenta, el Ministerio estaba compuesto por

dependencias cuyas caracterfsticas tanto operacionales como administrativas

diferfan notablemente. El Ministro de Agricultura tenfa una dificil tarea

asignando las funciones y recursos de una manera racional y era practica-

mente imposible coordinar sus actividades en torno a las metas definidas por

el gobierno.1

Por 1970 los lderes de gobierno se dieron cuenta de que era necesario

tomar algunas drsticas medidas. La produccin de granos estaba quedndose

atrs en relacin a las mayores demandas que la poblacin en aumento estaba

haciendo. El gobierno estaba destinando una creciente proporcin de la dis-

ponibilidad nacional de divisas, a la importacin de alimentos. Con el fin

de mejorar la produccin de alimentos el gobierno llev6 a cabo una importante

reorganizacin. Bajo la orientacin de un plan quinquenal (1971-1975), el

gobierno pasd a coordinar las diversas funciones del Ministerio de tal manera

que ste pudiera participar ms efectivamente en los planes nacionales de

desarrollo.






13


El nuevo organigrama del Sector Pblico Agrcola (SPA) tal como funciona

en la actualidad, es presentado en la pgina siguiente. El Ministerio de

Agricultura consiste de una oficina central de administracin y planificacin,

la cual.se coordina directamente con el Consejo de Planificacin del gobierno;

algunos proyectos especializados; y DIGESA, agencia centralizada de Servicios

Generales la cual, bajo la reorganizacin original, inclua funciones tanto

de investigacin como de extensin y extensin-entrenamiento. Algunos insti-

tutos semiautdnomos han sido designados para desempear otras funciones

especfficas en el SPA. Los primeros institutos establecidos bajo la reorgani-

zacidn fueron: INDECA, que es responsable de las funciones de comercializa-

cin; y BANDESA, que unifica en una sola agencia diversos servicios de crdito

previamente segmentados. (Otros institutos, incluyendo el ICTA, fueron agre-

gados posteriormente.) La naturaleza semi-aut6noma de los institutos les da

considerable libertad para desarrollar sus programas, contratar personal y

establecer convenios o acuerdos. Esto les permite ejercer una iniciativa mds

amplia en la planificacidn e implementacidn de sus programas que DIGESA,

que ha permanecido centralizada. A pesar de que los institutos disponen de

ciertas libertades, se supone que entre sus actividades debe existir adecuada

coordinacidn. Con el fin de estimular dicha coordinacin directa, se propuso

que las agencias tuvieran representacin conjunta en los diversos comits a

travs de todo el SPA.

La autoridad mxima de la mesa directiva de cada instituto semi-autdnomo

es el Ministro de Agricultura. (El tambin forma parte del Consejo Nacional

de Planificacin, junto con las autoridades de otros ministerios.) Adems,

los directores de cada instituto conjuntamente con el director de DIGESA

contituyen un comit que asesora al Ministro en asuntos de coordinacidn a nivel












Diagrama 1
S EC T OR PU B L I CO A GR I C O LA (S P A)


CONSEJO NACIONAL OFICINA NACIONAL,
DE PLANIFICACION DE PLANIFICACION R
G

COMITEE COORDINADOI cOMITEE COORDINADOR N
PRA EL SECTOR -------- AUTORIDAD MAXIMA DEL SECTOR --------- ---- PARA EL
GUBERNAMENTAL MINISTRO DE AGRICULTURA SECTOR PRIVADO
A
VICE-MINISTRO C

VICE-MINISTRO PROR
PROGRAMA DE
DESARROLLO DEGANA N


__ UNIDAD DE
ADMINISTRACN PLANIFICACION N
ADMINISTCION DEL SECTOR A
C
I I I I I N
T---------------------------.,-----_- P
T-- 0

INAFOR I C T A DIGESA BANDESA INDECA PROLAC A
L
BOSQUES TECNOLOGIA SERVICIOS BANCO COMERCIALI PLANTA PRO
r r GENERALES r r- ZACION CESADORA
SDE LECHE



R

G
AGENCIA DIRECTOR DIRECTOR AGENCIA AGENCIA A
REGIONAL REGIONAL REGIONAL REGIONAL REGIONAL NE
INAFOR I C T A BANDESA INDECA I G
ZI
L----- ---------,------I .1-----,------------------- ------I,




A O


REGIONAL 0 L
N
Ing.: Astolfo Fumagalli y Dr. Robert K. Waugh, Agricultural Research in Guatemala, Trabajo presentado a la Conferencia
de Bellagio, Bellagio, Italia, Octubre de-19//, Sector Pblico Agricola, Guatemala, C.A., p. 3.





15


de todo el Sector.

En el nivel sub-nacional, el plan quinquenal propona un esquema regular

de regionalizacin. Todas las instituciones y DIGESA tendran un equipo

representativo en cada regin, dirigidos por sus respectivos directores. Los

directores participarfan en un comit regional destinado a coordinar todas

las actividades de desarrollo rural integrado ejecutadas por las agencias. El

comit sera presidido por el Director Regional de DIGESA.3

Como generalmente ocurre en cambios de tal magnitud, el Sector actu

lentamente en la puesta en prctica de la reorganizacin. Recientemente,

parece haberse alcanzado mayor progreso. Los comits nacionales han estado

reunindose, y en 1976 comenzaron a funcionar los comits regionales.4 El

Sector, ast reorganizado, parece estar alcanzando una mejor planificacin y

coordinacin.


2. REPENSANDO EL ROL DE LA INVESTIGACION


En el plan original de reorganizacin, la investigacin no recibid aten-

cidn especial; se le incluy bajo el rea de servicios generales (DIGESA) junto

a los labores de extensin. Bajo la influencia de la ayuda tcnica norteame-

ricana durante la dcada de los cincuenta, la investigacin haba llegado a

estar subordinada a la extensin, en el Ministerio a travs de various aos.

Los programas notreamericanos de ayuda haban puesto especial nfasis en

las actividades de extensin, suponiendo que se podra lograr aumentos en la

produccin ms rpidamente mediante divulgacin de la tecnologa agrcola

disponible a partir de la experiencia en desarrollo agrcola de los Estados





16


Unidos. Esta prioridad se mantuvo como dominante en la planificacin del

Ministerio an despus que los planificadores norteamericanos empezaron a

cuestionar los supuestos en que se basaba.5

No obstante el creciente reconocimiento de la necesidad de fomentar la

investigacin, no fu hasta el comienzo de la dcada de los setenta que el

agrnomo Mario A. Martinez Gutterres, entonces Vice-Ministro de Agricultura,

y el agrnomo Astolfo Fumagalli, director de la seccin de Investigacin

del Ministerio, formularon planes definitivos en torno a fortalecer el com-

promiso del gobierno con la investigacin. Gracias a su extensa experiencia

ellos pudieron darse cuenta de la importancia de la investigacin para

desarrollar tecnologlas adecuadas a la realidad guatemalteca. Sus planes

incluan dos cambios importantes. Primero, deberfa otorgrsele un status

semi-autnomo a la investigacin dentro del SPA, separada de DIGESA. Segundo,

deberfa constituirse lazos entre el nuevo programa de.investigacin y los

centros y agencias internacionales cuya asesorfa podrfa servir de soporte a

los esfuerzos de desarrollo tcnico que se estaba llevando a cabo.6

Martinez y Fumagalli acompaados por el representante de AID en

Guatemala, visitaron el CIMMYT y las Fundaciones Ford y Rockefeller en Nueva

York, durante 1970. El propsito de tales visitas fu consultar respecto de

la posible colaboracin de dichas entidades en el desarrollo de un instituto

de investigacin en Guatemala. La Fundacin Rockefeller.acord auspiciar

una conferencia a llevarse a cabo en Guatemala, en la cual las autoridades

nacionales y algunos colaboradores internacionales potenciales podrran discu-

tir y formular planes en torno a la creacin de un nuevo programa de investi-

gacin. La conferencia se realiz en el mes de Enero de 1971. Diversas

otras reuniones tuvieron lugar posteriormente hasta 1972, las que sirvieron





17



para desarrollar los planes para el instituto.

Cuando el Ministro de Agricultura se enferm y fue reemplazado por

el Vice-Ministro Martinez, los planes se desarrollaron ms rpidamente. Fu

tambin durante este perodo que la Fundacin Rockefeller fortaleci su

adhesin al proyecto mediante la asignacin de Robert K. Waugh como conse-

jero de desarrollo institucional. Al mismo tiempo la Fundacin contribuy

a establecer vfnculos entre el ICTA y un centro internacional de investiga-

cin, mediante la provisin de fondos a CIAT para cubrir el sueldo de

Waugh .7

Algunas lineas generales sobre la operacin del propuesto instituto

emergieron de los informes de la sesin de planificacin. Por lo menos

inicialmente el instituto asignarfa primera prioridad al aumento de la

produccin de granos bsicos, especialmente dentro del sector tradicional.

Los planificadores estaban conscientes de que los programas anteriores de

investigacin no haban tenido xito en alcanzar este sector de la poblacin

rural. Esto los llev a enfatizar la necesidad de la investigacin de dar

especial importancia a la aplicacin prctica en el campo. Debera diag-

nosticarse los problemas a nivel de la finca. Las soluciones se buscaran

a travs de experimentacidn tanto en las estaciones como en el campo. Y las

alternativas tecnolgicas se pondran a disposicin del agricultor directa-

mente de manera de obtener una reaccin inmediata al esfuerzo de investiga-

cin. Esto dltimo indica que el instituto debera asumir la responsabilidad

no solo en relacin a la investigacin, sino tambin por la promocin o

aplicacin directa de los resultados de la investigacin en los terrenos de

los agricultores. Aunque los planificadores no especificaban cuSnta o qu

clase de promocin debera emprender el instituto, evidentemente su intencin





18


era que ste debera asumir algn grado de responsabilidad en la transferen-

cia de la tecnologa que iba a desarrollar. Finalmente, las indicaciones

proponfan que el instituto se organizara de manera flexible, de tal forma

que su programa pudiera modificarse segn se fuera adquiriendo experiencia.

Deberfa tambin destinarse recursos para elevar el nivel profesional del

personal de investigacidn.8

Los esfuerzos de dos aos de planificacin dieron sus frutos el 24 de

Octubre de 1972, fecha en que el proyecto estableciendo la creacin del

nuevo instituto fu presentado al Congreso de Guatemala, el que lo aprob

bajo la forma de Decreto 68-72.9

De esta forma, ICTA fu creado como entidad semi-autnoma separada de

DIGESA en el Sector Pblico, asignndosele la tarea de "generar y promover

el uso de la ciencia y la tecnologfa en el sector agrcola."10 El ICTA

inici sus operaciones a comienzos de 1973. Martinez y Fumagalli fueron

designados como primer director y sub-director del instituto, respectiva-

mente.


3. TRASLADO DE LA INVESTIGACION DE DIGESA A ICTA


Se decidid que no se traspasarfa la responsabilidad sobre la investi-

gacidn de DIGESA al ICTA hasta el 10 de Junio de 1973. En el intertanto

habia mucho que hacer preparandose para la transicin. Los ejecutivos del

instituto tenan que determinar su estructura y los procesos administrativos

para su operacin. El ICTA tenfa tambin que adquirir el control de la

infraestructura de investigacin previamente asignada a DIGESA, proveerse

de personal para su operacidn y planear los primeros experimentos a ser





19


imprendidos por el instituto.

Ocho estaciones experimentales y algunas instalaciones de laboratorio
deberan ser trasladados. Se acord adems, transferir una gran parte del

personal de investigacin de DIGESA a ICTA, y ste adems contrat personal

adicional.

ICTA estim que no sera aconsejable perder la estacin de cultivos de

1973, la que comenzara antes del 10 de Junio. La direccin del instituto

decidi empezar por escrutar y evaluar en terreno la informacin y el mate-

rial disponible a-partir de los esfuerzos que DIGESA haba desarrollado,

para usarlos a nivel de la finca. Se tom medidas para coordinar con DIGESA

en la conduccin de experimentos a comienzos de la temporada; los experimen-

tos pasarian a ser de la sola responsabilidad del ICTA a partir del 1l de

Junio. Como el ICTA todava no controlaba oficialmente instalaciones o

personal de investigacin del gobierno durante este perodo, se le solicit

a DIGESA que facilitara temporalmente instalaciones y personal tcnico. La
transicin se complet finalmente el 1l de Julio, un mes ms tarde que lo

que se haba planeado originalmente.11

La cooperacin de DIGESA fu especialmente til durante este perodo
de transicin. Sin embargo, ciertos problemas permanecieron sin ser

resueltos. DIGESA no solo estaba perdiendo la funcin de investigacin. El

Decreto 68-72 indicaba adems, en terminos poco claros, que el ICTA asumira

algo de responsabilidad sobre la promocin, funcin que tradicionalmente haba

estado ligada a las tareas de extensin y que haba sido asignada a DIGESA

anteriormente. Durante este perodo, DIGESA vio algunos de sus empleados

ms capacitados ser transferidos al programa del ICTA. Luego se sinti

impotente cuando el nuevo instituto, que por ser semi-autnomo y con ms






20


libertad y flexibilidad que la centralizada DIGESA, tom la iniciativa de

buscar apoyo internacional y conseguir entrenamiento de alto nivel para su

personal. La gente de DIGESA naturalmente tuvo reservaciones respecto de

la nueva y dinmica organizacin, ya que sta podrfa adentrarse aun ms en

sus dominios:



4. CONSTRUYENDO LA ORGANIZACION CENTRAL


Durante las etapas de planificacidn y los primeros aos de operacin

del ICTA, sus autoridades trataron de construir y fortificar lazos con

organizaciones nacionales e internacionales. Se lleg6 a acuerdos con

centros internacionales tales como el CIAT y el CIMMYT para asegurar la dis-

ponibilidad de materiales para el mejoramiento vegetal y entrenamiento de

alto nivel para el personal; y con instituciones tales como AID y la

Fundacin Rockefeller para la destinacin temporal de expertos extranjeros

que colaboraran en la construccidn de la capacidad nacional de investigacin.

Las autoridades del ICTA, buscaban adems establecer lazos con otras

organizaciones en el gobierno guatemalteco. Con el fin de lograr el soporte

necesario dentro del gobierno, el ICTA tuvo que orientar a otras agencias
12
del gobierno en relacidn a su finalidad y filosofa.2

Como organismo semi-autdnomo, el ICTA vino a calzar en la organizacidn

estructural del SPA, que habia sido diseada en 1971. El Ministro de

Agricultura participa en el Consejo de Direccin del ICTA, junto con el

Ministro de Planificacin, el decano de Agricultura de la Universidad de San

Carlos y un ciudadano de libre eleccin nombrado por el resto del consejo.

El ICTA introdujo una importante innovacin estructural en sus reglamentos.






21



Con el fin de estimular cooperacin inter-agencias, el ICTA incluye, junto

a los miembros regulares de su mesa directiva, los directores de cada uno

de los otros institutos y de DIGESA como consejeros permanentes. De ellos

se espera que asistan y participen en las reuniones mensuales de la mesa
directiva.3 Siguiendo el ejemplo del resto del Sector, el director del ICTA

tambin participa con los directores de los otros institutos y de DIGESA en

el comit que asesora al Ministro de Agricultura en coordinacin sectorial.

Internamente, el ICTA concentr inicialmente sus esfuerzos en la cons-

truccin de la parte central de su nuevo programa de investigacin. Una de

las primeras medidas fue cambiar la organizacin tradicional de departamen-

tos a un sistema de Programas Nacionales especializados en cultivos especf-

ficos.14 La orientacin por cultivo le permitera concentrarse en cultivos

especficos, y particularmente, durante este periodo, en los granos bsicos:

maiz, frijoles,arroz, sorgo, y trigo. Esos programas deban proporcionar
informacin, ideas y materiales a los equipos de investigacin en las dife-

rentes regiones.

Las estaciones experimentales fueron rebautizadas como "Centros de

Produccin." Este cambio se llev a cabo con el fin de enfatizar aumentar

la produccin y para implicar que la responsabilidad sobre la investigacin

no quedaba limitada solo a la estacin.15 En la mayora de los casos los

centros de produccin se constituiran en oficinas centrales de cada regin.

A partir de 1976, sus directores formaran parte del comit sectorial

regional, conjuntamente con los directores regionales de otras agencias,

con el propsito de coordinar las actividades del SPA en la regin.

Durante sus primeros aos, el ICTA orient su programa de investigacin

principalmente a travs de los Programas por Cultivos, con la intencin de






22


escrutar y reevaluar la informacin tecnolgica y los materiales existentes

para uso a nivel de la finca. Estos materiales estaban disponibles a partir

del trabajo de investigacin desarrollado por DIGESA en el pasado y de las

variedades provistas por el CIMMYT y el CIAT. No obstante que mucha de la

investigacin se condujo en los centros de produccin, el ICTA empez6 a inter-

venir a nivel de la finca. Al principio el ICTA seleccion tres reas geogr-

ficas diferentes para la investigacin de campo a nivel de la finca. Para

cada rea se seleccion un cultivo en particular. Los programas especializa-

dos por cultivos, asumieron la responsabilidad sobre los labores especficos

relacionados a cada cultivo en cada rea. Los sitios seleccionados para el

trabajo de campo fueron empleados para someter a prueba los materiales que

haban sido analizados por los centros.16


5. ESTRATEGIAS EN TORNO A LA AMPLIACION DE LA ACCION A NIVEL DE
LA FINCA: LA INTRODUCCION DE LAS CIENCIAS SOCIALES


El esquema general de trabajo diseado para el ICTA originalmente haba

propuesto una orientacin general para conducir la investigacin a nivel de la

finca. Las autoridades del ICTA elaboraron esa orientacin general ms deta-

lladamente durante los dos primeros aos de operacin. La investigacin

debera conducirse a travs de etapas progresivas: (1) deba identificarse

los problemas a nivel de la finca; (2) a partir de los problemas as definidos

se deba identificar y experimentar con nuevas tecnologas en los centros de

investigacin; (3) en base a la etapa (2), debera seleccionarse determinadas

tecnologas para ser experimentadas y adoptadas a nivel de la finca; (4) en

seguida el agricultor aplicarfa la tecnologa por su cuenta y la evaluara

comparndola con sus prcticas tradicionales; (5) si los agricultores participando






23


en el experimento demostraban un alto grado de aceptacin de la tecnologla,

a sta se le darla una promocin ms amplia, haciendose al mismo tiempo los

esfuerzos necesarios para asegurar la disponibilidad de insumos y servicios.17

Las autoridades del instituto insistieron en que esas orientaciones gene-

rales respecto de la investigacin a nivel de la finca pudieran modificarse

en el futuro, con el objeto de mantener la flexibilidad de la institucin. No

se podfa imponer una metodologfa de investigacin desde el principio; por el

contrario, sus caractersticas deberan emerger a partir de la experiencia

ganada en el campo.

En sus primeros aos, el ICTA haba construfdo una organizacin central,

haba iniciado la actividad experimental en los centros de produccin y haba

llevado ciertos experimentos al nivel de campo. A medida que la investiga-

cidn se acerc ms al nivel de la finca, los ejecutivos del instituto empezaron

a disear estrategias que permitieran integrar las prioridades de los agricul-

tores al proceso de investigaci6n adaptativa.

Durante las etapas iniciales de discusin entre los ejecutivos del ICTA,

y la Fundacin Rockefeller se sugiri que las ciencias sociales podran

contribuir a ese esfuerzo. En 1975, el ICTA constituy una Unidad Socioecond-

mica (SE) a nivel nacional, cuya finalidad era apoyar el trabajo en terreno

de los Programas Nacionales por cultivo. Peter Hildebrand, un economista

agrario que haba estado trabajando en el pas vecino El Salvador, fue contra-

tado como coordinador de las disciplinas socioeconmicas.

El programa de la SE era algo vago en comparacin a las responsabilidades

de produccin de los otros programas. En su caracter de recin llegadas al

proceso de generacin de tecnologa, las ciencias sociales no contaban con las

metas claras, herramientas y procedimientos que las ciencias naturales haban






24


desarrollado a travs de aos de experiencia. En el proceso de adaptarse en

el ICTA, la Unidad Socioeconmica deberfa descubrir de qu manera sus conoci-

mientos y su perspectiva disciplinaria podfan contribuir a la generacidn de

tecnologa. La segunda parte de este informe describe algunos de los prime-

ros esfuerzos que la Unidad Socioecondmica hizo, tratando de definir el rol

de las ciencias sociales en el ICTA.






25


NOTAS


1Eduardo Monterro A. (Consultor), Anlisis Retrospectivo del Desarrollo

Institucional del Sector Pblico Agrcola a Raz de la Reforma de 1971, IICA-

OEA-Oficina de IICA en Guatemala (Guatemala, Guatemala, April 1978), pp. 59-

62.

2Informe General Sobre el Desarrollo Agropecuario y Rural de Guatemala,

BID, BIRF, AID, Divisin de Estudios Generales: Dep. de Desarrollo Econmico

y Social (July 1977), p. 4.

3Ing. Astolfo Fumagalli y Dr. Robert K. Waugh, Agricultural Research in

Guatemala, Informe presentado en la conferencia de Bellagio, Bellagio, Italia,

Octubre 1977. Public Ag. Sector, Guatemala, C.A., pp. 2-6.

4Monterro, op. cit., pp. 126-128.

5E.B. Rice, Extension in the Andes: An Evaluation of Official U.S.

Assistance to Agricultural Extension Services in Central and South America

(Cambridge: MIT Press, 1974).

6Entrevista personal a Mario A. Martinez Gutirrez.

7Robert K. Waugh,'Four Years of History, Guatemala, ICTA, 1975, pp. 6-13.

8ICTA: Antecedentes, Objetivos, Proyecto de Estructura y Presupuesto,

Grupo de Trabajo IV.

Waugh, op. cit., p. 13.

10Fumagalli y Waugh, op. cit., p. 7.

11Waugh, op. cit., p. 14.

12Entrevista a Mario A. Martinez Gutirrez.

13Fumagalli y Waugh, op. cit., pp. 8-9.

14Waugh, op. cit., p. 32.







26



15Correspondencia personal con Robert Waugh.

16Waugh, op. cit., p. 40.
17 d. p. 22.
Ibid., p. 22.






27


SEGUNDA PARTE: DESARROLLO DEL MODELO PARTICIPATORIO EN LOS
TERRENOS DE LOS AGRICULTORES


1. LA UNIDAD SOCIOECONOMICA INTENTA PENETRAR


Cuando se instituyo la Unidad Socioeconmica en 1975, el ICTA ya habTa
iniciado la experimentacin con ciertos materiales en terreno a nivel de

fincas. Una de las primeras tareas emprendidas por la Unidad SE fu la

evaluacidn de esas tcnicas desde el punto de vista de su factibilidad eco-

ndmica para los agricultores y del grado de aceptacin por los agricultores.

Uno de los primeros impactos que tuvo la Unidad SE fu un paquete
tecnolgico que DIGESA habTa estado promoviendo para la produccin de mafz

en un rea del pafs. Muchos agricultores no estaban usando fertilizantes,

mientras otros se quejaban de que los fertilizantes no les estaban produ-
ciendo los resultados esperados. DIGESA habTa estado recomendando dosis un

tanto altas de fertilizantes y los agricultores podfan obtener crditos solo

si segufan las recomendaciones de DIGESA.

El estudio de evaluacin llevado a cabo por la Unidad SE indic que el
uso de fertilizantes no aumentaba los beneficios econmicos de los agricul-
tores. En base a estos resultados, el ICTA aconsej que las recomendaciones

promovidas por BANDESA y DIGESA omitieran el requerimiento de usar fertili-

zantes. Esta peticin fu aceptada por los directores de esas agencias.1
Estos hechos fueron importantes en dos sentidos: demostraron que la investi-

gacidn del ICTA podra influir en representacin de los agricultores sobre

1as polfticas de las organizaciones de servicio; ilustraron por lo menos una

forma en que la Unidad Socioeconmica podra contribuir a aumentar la efecti-

vidad de la investigacin llevada a cabo por el ICTA.






27


SEGUNDA PARTE: DESARROLLO DEL MODELO PARTICIPATORIO EN LOS
TERRENOS DE LOS AGRICULTORES


1. LA UNIDAD SOCIOECONOMICA INTENTA PENETRAR


Cuando se instituyo la Unidad Socioeconmica en 1975, el ICTA ya habTa
iniciado la experimentacin con ciertos materiales en terreno a nivel de

fincas. Una de las primeras tareas emprendidas por la Unidad SE fu la

evaluacidn de esas tcnicas desde el punto de vista de su factibilidad eco-

ndmica para los agricultores y del grado de aceptacin por los agricultores.

Uno de los primeros impactos que tuvo la Unidad SE fu un paquete
tecnolgico que DIGESA habTa estado promoviendo para la produccin de mafz

en un rea del pafs. Muchos agricultores no estaban usando fertilizantes,

mientras otros se quejaban de que los fertilizantes no les estaban produ-
ciendo los resultados esperados. DIGESA habTa estado recomendando dosis un

tanto altas de fertilizantes y los agricultores podfan obtener crditos solo

si segufan las recomendaciones de DIGESA.

El estudio de evaluacin llevado a cabo por la Unidad SE indic que el
uso de fertilizantes no aumentaba los beneficios econmicos de los agricul-
tores. En base a estos resultados, el ICTA aconsej que las recomendaciones

promovidas por BANDESA y DIGESA omitieran el requerimiento de usar fertili-

zantes. Esta peticin fu aceptada por los directores de esas agencias.1
Estos hechos fueron importantes en dos sentidos: demostraron que la investi-

gacidn del ICTA podra influir en representacin de los agricultores sobre

1as polfticas de las organizaciones de servicio; ilustraron por lo menos una

forma en que la Unidad Socioeconmica podra contribuir a aumentar la efecti-

vidad de la investigacin llevada a cabo por el ICTA.






28


La Unidad SE particip tambin en otras evaluaciones de la aceptacin

de nuevos elementos tecnolgicos por parte de los agricultores. La infor-

macidn obtenida era luego traspasada a los cientfficos con el fin de que

stos se informaran de los factores positivos y debilidades que los agri-

cultores perciban en la tecnologfa. Este conocimiento les servirfa de gua

en su futura investigacin.

Sin embargo, durante este tiempo la Unidad SE empez a impacientarse

con las limitaciones del rol de evaluador.2 La evaluacin "ex post facto"

de la aceptacin de la tecnologa poda ser til, pero la Unidad SE vea

tambin la necesidad de incorporar los puntos de inters de los agricultores

en la formulacin de la estrategia de investigacin en una etapa ms temprana

de la investigacin.

En base a su propia investigacin exploratoria, la Unidad SE trat de
convencer a los cientficos de que orientaran su labor de investigacin ms

de acuerdo a los problemas que enfrentaban los pequeos agricultores. En una

regin, por ejemplo, la Unidad SE recomend que los cientficos substituyeran

tractores por bueyes en los experimentos llevados a cabo en el centro de

produccin y que iniciaran experimentos en las pendientes recosas del tipo de

las que muchos agricultores deban cultivar. Del mismo modo se les recomend

que el nivel de utilizacin de insumos se aproximara al que estaban empleando

los agricultores. El Director Regional rechazd las demandas de la Unidad SE

y defendi con mucha fuerza su estilo tradicional de investigacin. Como

consecuencia de tales desacuerdos se produjo considerable friccin entre los

cientficos sociales y los cientficos naturales, lo que entorpeci los

esfuerzos del instituto por desarrollar relaciones de trabajo cooperativas.






29



2. LA UNIDAD SE INICIA TRABAJO DE CAMPO INDEPENDIENTE



En esta etapa, la direccin del ICTA decidi que la Unidad SE deberla

gozar de algn grado de libertad de manera que pudiera llevar a cabo algunas

de sus ideas. De ah en adelante la Unidad SE pudo llevar a cabo proyectos

de investigacin independientes en el campo. En una regin, donde las ten-

siones entre los cientficos sociales y los cientficos tcnicos eran ms

agudas, la Unidad SE alquil tierra lejos del centro de produccin, junto

con uno de los programas nacionales que era ms receptivo a sus esfuerzos.

All, en las pendientes rocosas tpicas del rea, la Unidad SE procedi a

incorporar agricultores de la vecindad en sus experimentos agronmicos. En

otra regin donde el ICTA no haba an iniciado experiencia en terreno, la

Unidad SE logr incorporar otro grupo de agricultores en el trabajo experi-

mental.

El enfoque experimental de la Unidad SE tena como punto de partida el

supuesto de que el agricultor toma decisiones racionales en relacin a sus

prcticas agrcolas, teniendo en cuenta los obstculos que l percibe en su

ambiente, y la tecnologa de que dispone. Los obstculos pueden ser fsicos:

inadecuada cantidad de lluvias durante algn perodo del ao, terrenos dis-

parejos, suelos pobres, etc. Los obstculos pueden ser de naturaleza socio-

econmico: escasez de mano de obra durante las pocas de siembra o cosecha,

falta de acceso a fuentes de crdito o mercados seguros.

En un rea que es propensa a la sequa dos de cada cinco aos, el agri-

cultor que vive a nivel de subsistencia decide racionalmente rechazar

prcticas que le ofrecen altos rendimientos bajo buenas condiciones. En su

lugar l elige aquellas prcticas que le garanticen rendimientos que aunque






30


siendo ms bajos, sean ms estables bajo cualquier condici6n que l tuviera
que enfrentar en un perfodo de cinco aos. Donde los mercados no son de

facil acceso o poco seguros, l evita monocultivos de alto potencial. En su

lugar l se inclina por un sistema mixto de cultivos que lo proteja de la

vulnerabilidad que significa depender de un solo cultivo, al mismo tiempo

que le provee variedad a la dieta familiar.

Los cientfficos tradicionalmente han dado por hecho la existencia de
condiciones ambientales favorables y la disponibilidad de insumos y mercados.

En esta consideracin, ellos han dedicado sus esfuerzos a aumentar los rendi-

mientos netos de monocultivos por unidad de tierra. Los pequeos productores

en el mundo en desarrollo no pueden contar con condiciones ambientales

favorables ciertas, o con la abundante disponibilidad de insumos y servicios

que conviertan esos paquetes tecnoldgicos en una inversin factible. Lo que

ellos necesitan es aumentar la productividad de los factores de produccin

que en mayor grado le limitan el manejo de la finca, ya sea la tierra, el

agua, la fuerza de trabajo o el capital.3 De acuerdo a la Unidad SE, la

investigacin que no se orienta a tratar de entender los problemas particula-

res que enfrenta el agricultor, y que no defina la eficiencia en los mismos

terminos que el agricultor, no puede esperar influir sobre sus prcticas

agrcolas. El agricultor continuar rechazando innovaciones concebidas a la

manera tradicional, porque stas son inapropiadas a sus metas o capacidades

de manejo y porque amenazan la estabilidad que le ofrecen sus prcticas propias.

La Unidad SE, trat, mediante encuestas, de identificar grupos homogneos
de agricultores en terminos de sus sistemas de cultivos y sus obstculos a la

produccin, y luego insistid en que cualquier trabajo experimental debfa con-

ducirse bajo las mismas condiciones ambientales que enfrentaban los agricultores






31


cuyas prcticas se intentaba modificar. En las primeras etapas de la inves-

tigacin el agricultor sirvi primariamente como informante y consultor. La

Unidad SE le ensed a llevar registros de sus prcticas agrcolas diarias y

discutid con l los datos contenidos en los registros. En base a sus propios *

estudios y a las anotaciones de los agricultores, la Unidad SE busc la forma

de aumentar la productividad del factor de produccin que apareca como ms

limitante de las metas de produccin primarias de los agricultores. Se

dise experimentos para comparar diversas alternativas al sistema tradicion-

al del agricultor. Con el fin de que el agricultor pudiera entender y admi-

nistrar las nuevas prcticas, los experimentos incluan solo simples adapta-

ciones de sus prcticas tradicionales. Si alguna alternativa mostraba

resultados promisorios, se estimulaba al agricultor para que la experimentara

y la comparara con su propio sistema.

La justificacin de la metodologa de la Unidad SE era la conviccidn de

que los agricultores ms probablemente adoptaran tecnologas: que pudieran

maximizar la productividad de los recursos que ellos consideraran ms escasos;

que simultneamente minimizaran el riesgo de la innovacin; y que ellos

hubieran aprendido a utilizar a travs de prcticas en terreno.


3. RESULTADOS DEL TRABAJO DE CAMPO DE LA UNIDAD SOCIOECONOMICA


En la parte oriental de Guatemala, la Unidad SE estudi el sistema tra-

dicional llamado "milpa" utilizado por los agricultores en el cultivo del maz,

el sorgo y los frijoles. A travs de este estudio identific dos factores

como los que ejercian mayores limitaciones sobre la produccin: la mano de

obra durante la estacin de siembras y la disponibilidad de semillas
de frijol En este caso






32


la tierra no constitufa un factor limitante. Empleando a los agricultores

como consultores, y basndose en el tradicional sistema "milpa," la Unidad

SE dise un sistema de cultivo que elev la productividad tanto de la

semilla como de la mano de obra durante la siembra, en forma cignificativa.

El sistema tradicional de los agricultores se ilustra en la Figura 1.

Este se us como control para todos los otros experimentos. En el sistema

tradicional, los agricultores plantaban mafz y sorgo en surcos alternados

a una distancia de .63 m con frijoles sembrados al azar entre los surcos.

El sistema de la Unidad SE adopt las prcticas tradicionales modificando

la densidad y las distancias de siembra. Se plant el

maz y el sorgo en surcos dobles a una distancia de .315 m, ubicando las

semillas de maz diagonalmente entre las semillas de sorgo en el surco

paralelo, siguiendo la forma de una cadena, tal como se ilustra en la Figura

2. El patrn diagonal de siembra permiti que una cantidad adecuada de luz

solar penetrara alcanzando a ambos cultivos. En el interior de cada linea

se aument la poblacin tanto de maz como de sorgo, en relacin al sistema

tradicional. La distancia entre los centros de los surcos dobles se esta-

bleci en 1.68 m; esto dej un amplio espacio para plantar tres surcos de

frijoles, con una densidad de poblacin de 48% de aquella del sistema tradi-

cional. El arreglo en surcos dobles permiti que hubiera ms espacio para

los frijoles, aumentando al mismo tiempo la poblacin de maz y de sorgo.4

En el sistema tradicional los frijoles consuman la mayor parte del

tiempo dedicado a la siembra por los agricultores. En el nuevo sistema, con

la poblacidn de frijoles habiendo sido reducida, los agricultores tenan ms

tiempo disponible durante el perodo de siembras, lo que les permiti

extender el rea bajo cultivo hacia tierras que tradicionalmente se dejaban






33









<'ti, 4 4 I i'





I I
1.26 m. Frijoles intercalados al azar


Figura No. 1










S0 x 0 x 0 x 0
xx x

xx

U_
.315 m. 1.68 m.




Medianos Agricultores, ICTA, Guatemala (Abril 1977), pp. 6, 9.






34



en descanso. Mediante el empleo del nuevo sistema, el agricultor pudo sem-

brar 40% ms tierra que antes, con la misma cantidad de mano de obra y con

menos semilla de frijol y an manteniendo estable la produccin de

frijol. En la tierra adicional bajo cultivo, el agricultor pudo producir

75% ms maz, 40% ms sorgo y 33% ms ingreso. Se aument la productividad

tanto de la semilla de frijol como de la mano de obra empleada en la siem-

bra. La Unidad SE declar que el nuevo sistema ofreca esas ventajas impli-

cando solo un riesgo mnimo para el agricultor. No haba requerimientos

adicionales de fertilizantes o pesticidos y las innovaciones se introducfan

en base a prcticas tradicionalmente estables.5

En otro rea de Guatemala, la Unidad SE estim que el factor que en

mayor grado limitaba la capacidad productiva de los campesinos era la tierra.

El capital era relativamente escaso, tambin. La Unidad SE procedi a iden-

tificar tres estratos de agricultores con diferentes niveles de recursos y

luego diseRd un sistema de produccin de acuerdo a la capacidad de inversin

de cada estrato. Cada sistema intentaba aumentar la productividad por unidad

de tierra.

Un agricultor en el primer estrato en general no produca maz suficien-

te para satisfacer las necesidades de subsistencia de su familia. Su primera

prioridad era alcanzar auto-suficiencia en la produccin de maz. Este agri-

cultor tena poca o ninguna capacidad de inversidn. La Unidad SE dise un

sistema de produccidn que simplemente reemplazaba los surcos simples de maz

por surcos dobles conservando el resto de las prcticas tradicionales del

agricultor; de esta manera, la poblacin de maz fue aumentada en un 50%.

Experimentos llevados a cabo en este sentido, haban indicado que el sistema

poda producir 45% ms maz, permitiendo al agricultor alcanzar la auto-






35


suficiencia en este producto.

Un agricultor en el segundo estrato normalmente era capaz de producir

suficiente para satisfacer las necesidades de subsistencia de su familia.

El poda disponer adems de una pequea cantidad para ser invertida en la

diversificacin de su sistema de produccin. En el sistema tradicional, el

maz se plantaba en surcos separados por un metro de distancia. La Unidad

SE plant surcos dobles separados por dos metros, dejando espacio entre

los surcos dobles para plantar trigo. La produccin de maz disminuy

ligeramente con el uso de este sistema, pero los agricultores podrfan ser compen-

sados con la produccin de trigo cuya venta les producira ganancias.

Un agricultor en el tercer estrato produca maz suficiente'para satis-

facer las necesidades de consumo de la familia y adems contaba con capital

adicional para modernizar su sistema de produccin. Con el fin de aprovechar

esta capacidad de diversificar la produccin, la Unidad SE us la combinacin

maz-trigo recin descrita, introduciendo adems repollos dentro del espacio

destinado al trigo. Los resultados de los experimentos llevados a cabo mos-

traron que se poda plantar casi 14.000 repollos por hectrea sin afectar

negativamente la produccin de trigo.
En los tres sistemas, la productividad de la tierra el factor ms

limitante de la produccin para los agricultores fu elevada a travs

del aumento de los rendimientos por hectrea. La experimentacin llevada a

cabo mostr que los sistemas diseados podan suplir los requerimientos de

subsistencia de los tres estratos de campesinos y adems trigo, y trigo y

repollos, para la venta en el caso de dos estratos. Las innovaciones en

relacin a los cultivos para la venta fueron introducidas slo despus de

tener la certeza que los sistemas serian capaces de suplir los requerimientos






36


bsicos de subsistencia. Se gradu6 las inversiones requeridas por tales

innovaciones de acuerdo a los recursos de los agricultores. La Unidad SE

declar6 que esossistemas ofrecan estrategias con riesgos manejables para

aumentar la capacidad productiva de los tres conjuntos de agricultores con

necesidades diferentes.

La Unidad SE utiliz estos resultados para demostrar la potencialidad

de su estrategia en el aumento de la producci6n de los pequeos agricultores.

El supuesto era que los mejoramientos en rendimientos y en ingresos podran

continuar a travs de la introduccin de tecnologas apropiadas que fueran

haciendose progresivamente ms sofisticadas. Al mismo tiempo, cada mejora-

miento permiteria al agricultor invertir ms confianza y ms capital en

innovaciones tecnolgicas de ms alto potencial y de ms alto riesgo.7


4. TRANSICION: LAS AUTORIDADES TOMAN MEDIDAS PARA
REINTEGRAR LA UNIDAD SE A LOS PROGRAMAS TECNICOS


El perodo de actividad independiente fu importante para la Unidad SE
en el sentido que le facilitd el logro de una perspectiva ms fuerte respecto

de cdmo se poda incorporar a los campesinos y sus problemas en nuevas estra-

tegias de investigacin, y cmo podan los cientficos sociales desempear un

rol en ese proceso.

Sin embargo, durante este perodo de la actividad de investigacin, la

Unidad SE tuvo solo un mnimo de contacto con los expertos tcnicos de los

programas nacionales de produccin y de los centros de produccin. Para la

mayor parte se apoy en sus propios recursos: agricultores participantes;

peritos (tcnicos con tres aos de educaci6n secundaria vocacional en los

aspectos prcticos de la agricultura) que la Unidad SE haba contratado como






37


asistentes, y miembros de la planta profesional, especialmente Peter

Hildebrand, quien a pesar de ser economista tena una experiencia prctica

considerable en investigacin agronmica.

El comportamiento autnomo de la Unidad SE estaba produciendo friccin

dentro del instituto. El personal tcnico cuestionaba la validez de los

mtodos de investigacin de la Unidad SE y expres su preocupacin por los

efectos a largo plazo sobre la fertilidad y manutencin del suelo si se

intensificaba la produccin o se extenda a tierras en descanso, sin mtodos

apropiados de conservacin.

Varios de los miembros del personal tcnico estimaron que la Unidad SE

haba recomendado demasiada libertad y que careca de calificacin tcnica

para entender completamente las implicaciones de sus acciones.

Estos cargos llevaron a los ejecutivos del ICTA a transformar el progra-

ma en lo que ellos visualisaron como la etapa siguiente en el desarrollo del

instituto. La Unidad SE haba tenido el tiempo y la oportunidad para clari-

ficar algunas de sus ideas y para ponerlas en accin con los agricultores

participantes. Sin embargo, manteniendose aislada, la Unidad SE no poda

esperar influir al resto de los programas de investigacin, y stos, a su vez

no podan contribuir facilmente a los proyectos con sus conocimientos tcnicos.

Era tiempo de integrar las disciplinas al nivel de campo. Solo de esta

manera podra haber efectiva comunicacin e intercambio de conocimientos espe-

cializados entre los cientficos sociales y los cientficos naturales de tal

manera que pudieran influirse mtuamente en el desarrollo de las estrategias

de investigacin.






38



NOTAS



Peter E. Hildebrand, Generating Technology for Traditional Farmers:

A Multi-Disciplinary Methodology. Artfculo preparado para ser presentado a

la conferencia sobre Economas en Desarrollo en Regiones Agrcolas: Bsqueda

de una Metodologa, Centro de Conferencias de la Fundacin Rockefeller

(Agosto 4-6, 1976), p. 13.

Peter E. Hildebrand, En Busca de una Metodologa, ICTA, Guatemala, 1976,

p. 2.

3peter E. Hildebrand, "Multiple Cropping Systems are Dollars and 'Sense'

Agronomy," reimpreso de Multiple Cropping, American Society of Agriculture,

Inc.; Crop Sci. Soc. of Amer., Inc., and Soil Sci. Soc. of Amer., Inc.

(Madison, Wisconsin, 1976), p. 348.

4Peter E. Hildebrand y Daniel Cardona, Sistemas de Cultivos de Ladera

para Pequeos y Medianos Agricultores, ICTA, Guatemala (April 1977), pp. 4-8.

5peter E. Hildebrand y Sergio Ruano A., Integrated, Multi-Disciplinary

Technology Generation for Small, Traditional Farmers of Guatemala. Artfculo

presentado a la reunin Anual de la Sociedad de Antropologa Aplicada (Mrida,

Mxico, 1978), pp. 11-12.

6bid., pp. 12-14.

7Hildebrand, En Busca..., pp. 4-6.





39



TERCERA PARTE: DESCENTRALIZACION E INTEGRACION


Las autoridades adoptaron una nueva polftica en 1977. Toda la actividad

de campo se iba a desarrollar a travs de un esfuerzo de equipo cooperativo

conjuntamente por los cientfficos sociales y los tcnicos. Esta poltica

requerta que la Unidad SE renunciara a sus operaciones experimentales indepen-

dientes con los agricultores, y que contribuyera a las actividades de campo

conducidas a partir de los centros de produccin por su personal tcnico. En

aquellas regiones donde el trabajo de campo ya estaba en marcha, la primera

responsabilidad de la Unidad SE serta la evaluacin, pero se esperaba incor-

porarla en etapas ms tempranas del proceso de investigacin. En regiones

donde el trabajo de campo an no se habTa iniciado, la Unidad SE debfa parti-

cipar ayudando al personal tcnico en la "apertura" de nuevas reas.

La integracin de la Unidad SE al programa de investigacin tcnica trat6

de alcanzarse a travs de dos medios: primero, la asignacin de un represen-

tante de la Unidad al nivel regional para operar junto al personal de otros

programas nacionales; segundo, la formulacin de un detallado plan para guiar

la actividad de investigacin interdisciplinaria.


1. INTEGRACION ESTRUCTURAL DE LA UNIDAD SE AL NIVEL REGIONAL



A. Estructura Descentralizada del ICTA

Durante el pertodo de actividad independiente de la Unidad SE, los eje-

cutivos del instituto habfan tratado de desarrollar otros componentes dentro

del instituto y de descentralizar el programa de investigacin a nivel regional.

Se haba fortalecido los programas por productos, y estos estaban administrando





39



TERCERA PARTE: DESCENTRALIZACION E INTEGRACION


Las autoridades adoptaron una nueva polftica en 1977. Toda la actividad

de campo se iba a desarrollar a travs de un esfuerzo de equipo cooperativo

conjuntamente por los cientfficos sociales y los tcnicos. Esta poltica

requerta que la Unidad SE renunciara a sus operaciones experimentales indepen-

dientes con los agricultores, y que contribuyera a las actividades de campo

conducidas a partir de los centros de produccin por su personal tcnico. En

aquellas regiones donde el trabajo de campo ya estaba en marcha, la primera

responsabilidad de la Unidad SE serta la evaluacin, pero se esperaba incor-

porarla en etapas ms tempranas del proceso de investigacin. En regiones

donde el trabajo de campo an no se habTa iniciado, la Unidad SE debfa parti-

cipar ayudando al personal tcnico en la "apertura" de nuevas reas.

La integracin de la Unidad SE al programa de investigacin tcnica trat6

de alcanzarse a travs de dos medios: primero, la asignacin de un represen-

tante de la Unidad al nivel regional para operar junto al personal de otros

programas nacionales; segundo, la formulacin de un detallado plan para guiar

la actividad de investigacin interdisciplinaria.


1. INTEGRACION ESTRUCTURAL DE LA UNIDAD SE AL NIVEL REGIONAL



A. Estructura Descentralizada del ICTA

Durante el pertodo de actividad independiente de la Unidad SE, los eje-

cutivos del instituto habfan tratado de desarrollar otros componentes dentro

del instituto y de descentralizar el programa de investigacin a nivel regional.

Se haba fortalecido los programas por productos, y estos estaban administrando






40



un nOmero creciente de experimentos tanto en el centro como en terreno,

gracias a la asignacin de representantes a nivel regional. Mientras tanto,

se les habla asignado personal permanente a las regiones para manejar el

centro de produccin y para participar en los labores de investigacin fuera

del centro.

En 1977, el ICTA habla empezado a adoptar las indicaciones del organi-

grama que aparece en la pgina 41. El ICTA se organiz en tres unidades

principales: servicios de Administracin y Finanzas, Programacidn, y la

Unidad Tcnica de Produccin. La Unidad Tcnica era la involucrada ms direc-

tamente en investigacin.

A nivel nacional, la Unidad Tcnica se organiz de acuerdo a programas

especializados con una orientacidn claramente por cultivos. Los programas

por cultivos serviran a las regiones, asumiendo la responsabilidad primaria

por la generacin, adoptacidn y evaluacin de las tecnologas relacionadas a

los cultivos. Las disciplinas y los grupos de apoyo (tales como semillas,

suelos, etc.) tambin tenan representacin a nivel nacional, con el fin de

proporcionar apoyo especializado al trabajo de los programas regionales y de

los programas por cultivo.

Al nivel regional, la Unidad Tcnica constituyd un equipo que bas sus

operaciones en instalaciones de produccin ubicadas en algn punto central de

la regin. Parte del personal fue destinado a trabajar en los centros de pro-

duccidn. Se design un nmero creciente de funcionarios a los equipos de campo

a cargo de la investigacidn a nivel de fincas. Los programas nacionales tam-

bin destinaron personal a los equipos regionales a fin de que representaran

a nivel de la regidn su rea de conocimientos especializados. El Director













Diagrama 2
ORGANIZACI 0N DEL ICTA


CONSEJO DE DIRECTORES



AUDITORIA ASESOR LEGAL

GERENTE GENERAL
SECRETARIA j RELACIONES PUBLICAS




UNIDAD DE SERVICIOS UNIDAD TECNICA
ADMINISTRATIVOS Y PARA LA PRODUCCION UNIDAD DE PROGRAMAS
FINANCIEROS DIRECTOR TLCNICO



o< MAIZ u
SERVICIOS FRIJOLES
ADMINISTRATIVOS n TRIGOn o,
Mz ARROZ O PLANIFICACION
C"M) < u SORGO PERSONAL < SORGO 1 "-i n, GENERAL
o R:NA H4 HORTICULTURA~-~'OUw
FINANZAS c)Q O O rnn"
CONTABILIDAD No C ERDOSL o 11
r4eO)E AJONJOLI en w




I REGION II y III REGIONES IV REGION V REGION VI REGION VII REGION
DIRECTOR REGIONAL

CENTRO DE EQUIPOS
PRODUCCION -- DE AREA

I--ACTIVIDADES CENTRALIZADAS
S-EJECUCION REGIONAL DE PROGRAMAS
Adaptado de Ing.: Astolfo Fumagalli y Dr. Robert K. Waugh, Agricultural Research in Guatemala, Trabajo presentado a
la Confrencia de Bellagio, Bellagio, Italia, Octubre de 1977, Sector Pblico Agrcola, Guatemala, C.A., p. 10.






42



Regional tena la supervisin directa del personal permanente en la regin;

los representantes de los programas nacionales debfan responder ante sus

respectivos coordinadores nacionales en materia de tecnologa, pero adminis-

trativamente dependan del Director Regional.

Esta estructura fu diseada para llevar a cabo la planificacin e

implementacin descentralizadas de la actividad de investigacin. En materia

de planificacin, el Director Regional deba ajustar las prioridades estable-

cidas por el personal regional a aquellas establecidas por los programas

nacionales y los grupos de apoyo. Las decisiones que emergieran de este pro-

ceso guiarfan el programa de investigacin en sus dos frentes: experimentos

en el centro de produccin y a nivel de campo en las fincas.



B. La Designacin de un Representante de la Unidad SE en los Equipos Regionales

La Unidad SE no tenfa representantes en las regiones hasta 1977, a pesar

de que oficialmente era considerada como una disciplina de apoyo nacional. En

1977 la Unidad SE design como sus representantes a nivel regional a los peri-

tos agrnomos con entrenamiento vocacional, que habfan estado trabajando con

la Unidad en terreno. Esta accin fu diferente a aquella de otros programas.

El ICTA haba enfatizado la profesionalizacin del personal regional con el fin

de descentralizar ms efectivamente sus esfuerzos. De esta manera, la mayorfa

de aquellos designados al equipo regional eran ingenieros agrnomos con entre-

namiento profesional de nivel universitario.

La decisin de la Unidad SE de designar peritos se debi en parte a limi-

taciones presupuestarias que le limitaban su capacidad de contratar profesion-

ales adicionales para participar en los equipos descentralizados. La Unidad

SE no se mostr inclinada a redestinar el personal profesional de que disponfa






43



desde el nivel nacional al regional. El personal profesional era relativa-

mente reducido dada su funcin de supervisin de la investigacin socio-

econmica en combinacin con todos los programas por cultivos. Dispersar

el personal a travs de las regiones podra significar debilitar la fuerza

del equipo nacional en relacin a otros programas nacionales. Al mismo

tiempo, la Unidad SE estim que como el enfoque de las ciencias sociales a

la investigacin era todavfa muy nuevo y estaba todava experimentando las

dificultades del principiante, el pequeo grupo de profesionales deberfa

continuar trabajando en equipo de manera que pudiera desarrollar su enfoque

disciplinario ms ampliamente.

La experiencia de la Unidad SE con los peritos en los trabajos de

campo desarrollados anteriormente era muy favorable. La orientacin prctica

del perito en relacin a la agricultura lo haca especialmente adepto a esta-

blecer buenas relaciones con los agricultores durante el proceso de investi-

gacidn. En el nuevo plan, el perito debera desarrollar las actividades

diarias de la Unidad SE a nivel regional. El equipo nacional visitarfa

constantemente las diferentes regiones con el fin de supervisar el trabajo de

los peritos, y llevar a cabo investigacin ms especializada que requiriera

su experiencia y direccidn.


2. INTEGRACION EN EL PROCEDIMIENTO DE INVESTIGACION MEDIANTE
UNA METODOLOGIA INTERDISCIPLINARIA


A. Las Autoridades del ICTA Cambian Sus Perspectivas Respecto a la Metodologa

Durante las primeras etapas de la planificacin, las autoridades del ICTA

haban trazado indicaciones generales para el desarrollo de una metodologa,

pero se haban resistido a elaborar definiciones ms explicitas. Su






44


justificacin era que si se establecfa procedimientos especficos, demasiado

temprano en el proceso evolutivo del instituto, se inhibera la iniciativa e

imaginacidn de parte del personal y se restara flexibilidad al programa de

investigacin. Sin embargo, a medida que el instituto se fu desarrollando,

la nueva metodologla de campo tuvo que hacerse mas explcita.2

En 1977, muchos miembros del ICTA ya haban tenido experiencia en los

terrenos de los agricultores. Estas experiencias, sin embargo, se haban

desarrollado de diferentes maneras, dependiendo de las condiciones particu-

lares del terreno y de la orientacin del grupo a cargo de la investigaci6n

(Programas por Cultivos,.equipos de campo, Unidad SE, etc.).

Una organizacin descentralizada haba empezado a emerger con programas

nacionales y disciplinas integradas estructuralmente en equipos regionales.

Una metodologa ms precisa poda ahora dirigir la interaccin de los compo-

nentes en la estructura regional en la implementacin cooperativa y coordina-

da de la investigacin.

La metodologa desarrollada es producto de las indicaciones que las

autoridades del instituto habfan sealado anteriormente, pero se elabora en

base a las diversas experiencias de los componentes de investigacin en el

campo. Con el fin de que la perspectiva de la Unidad SE estuviera adecuada-

mente representada en la investigacin, las autoridades solicitaron su

colaboracin en el diseo de la metodologa. El fuerte nfasis puesto en el

dilogo y en la interaccin con los agricultores se debe primariamente a la

influencia de la Unidad SE en el desarrollo de la metodologa del ICTA.






45


B. La Metodologa de Investigacin Interdisciplinaria

La descripcin de la metodologa del ICTA, que se presenta a continuacin,

corresponde a la interpretacin que de ella hace el informativo "Noticta" de

Julio de 1977.


Estudios Agro-Socio-econmicos


La actividad de campo comienza con el reconocimiento de un rea por un

equipo interdisciplinario. El propsito de este reconocimiento es identificar

grupos homogneos de agricultores en base a sus sistemas tradicionales de

cultivo. El supuesto es que sistemas similares de produccin han surgido como

respuesta a problemas similares que los agricultores han experimentado:

suelos pobres, falta de humedad, etc. La tarea de esta etapa de la investiga-

cidn es identificar los problemas comunes de los sistemas de produccin, de

manera de orientar acordemente los experimentos agronmicos en el rea.

Como la encuesta inicial solo recoge algunos datos preliminares acerca

de los factores econmicos, el ICTA pasa despus a recoger ms amplia informa-

cidn. Para sto escoge grupos de agricultores en el rea que llevaran regis-

tros de sus prcticas individuales. Esos registros requieren informacin por

cultivo de acuerdo a la inversin en trabajo y otros recursos que el agricul-

tor hace; esta informaci6n permite medir las relaciones insumo-producto.

Los registros se llevan de un ao al siguiente, y, gradualmente se

expanden a un mayor ndmero de agricultores. Los registros proporcionan datos

anuales y estacionales en relacin a las prcticas agrcolas utilizadas en el

rea. Estos datos se usan en la planificacin de la investigacin y en la

evaluacin de los cambios ocurridos a travs del tiempo.






46



Ensayos Controlados de Tecnologa en los Centros de Produccin y en
el Campo


Los tcnicos llevan a cabo experimentos en los centros de produccin

y en menos grado, en ciertos puntos en terreno bien controlados. Esos

experimentos tienen que ver con aspectos tales como la evaluacidn de germo-

plasma, la creacin de nuevas variedades, dinmica de poblacin, resistencia

a enfermedades y pestes, etc. En base a los resultados de esas pruebas, y

a las prioridades socioecondmicas establecidas mediante las actividades de

reconocimiento, se escoge prcticas y/o variedades especfficas para ser

sometidos a mayor experimentacidn en fincas del rea.


Ensayos en Fincas


Los ensayos son experimentos conducidos por un agrnomo en una porcidn

de la tierra de los agricultores. El ICTA proporciona todos los insumos en

esta etapa; sin embargo, se estimula al agricultor para que participe en los

ensayos y l se queda con el producto de la cosecha. Se conduce dos tipos

diferentes de ensayos.

El primero es fundamentalmente de tipo tcnico y su objetivo es identi-

ficar las respuestas de terrenos especTficos a variedades y prcticas agron-

micas diferentes. Generalmente esos ensayos se repiten en diferentes sitios,

con el fin de detectar variaciones significativas a travs del rea. La

tecnologta tradicional del agricultor es usada como control.

El segundo tipo de ensayo se basa en prcticas aparentemente adecuadas

o en variedades probadas en la primera serie de ensayos. El nmero de expe-

rimentos se reduce y estos se llevan nuevamente a la prctica en diversos

puntos del area. Una de las pruebas es siempre la tecnologa tradicional






47


del agricultor. Esos ensayos se evaludn de acuerdo a criterios agronmicos

y econmicos. El anlisis econmico est orientado a calcular el riesgo y

el efecto potencial de la tecnologa sobre los agricultores.

Si los resultados de los ensayos parecen promisorios a los agricultores

participantes, la investigacin se traslada a las Parcelas de Prueba. Si

ocurre lo contrario, se lleva a cabo nuevos ensayos o se enva los resulta-

dos al centro de produccin para que ste los estudie ms profundamente.


Parcelas de Prueba


En la prueba, se estimula al agricultor para que someta a experimenta-

cin la tecnologa desarrollada en los ensayos previos: en este caso l

proporciona sus propios insumos y desarrolla el trabajo. El personal del

ICTA continua sus visitas para llevar registros del desarrollo de las pruebas

pero su papel principal es el de consultor para el agricultor. Se reduce el

ndmero de tratamientos experimentales aplicados, y estos se disean suficien-

temente simples como para que el agricultor los lleve a cabo por si solo; uno

de estos tratamientos es la tecnologa tradicional del agricultor. Los datos

recogidos a partir de las pruebas se refieren a los requerimientos de tiempo

y recursos en cada uno de los experimentos y a sus rendimientos comparativos.

La prueba demuestra como la tecnologa desarrollada por el ICTA es manipulada

por el agricultor. Lo que es ms importante, le da al agricultor la responsa-

bilidad y la oportunidad de hacer su propia evaluaci6n.


Evaluacin


Al aIo siguiente se lleva a cabo una evaluacin de la aceptabilidad de

la nueva tecnologa por parte de los agricultores que participaron en las






48



pruebas. La evaluacin intenta descubrir cuntos agricultores han continuado

empleando la nueva tecnologfa y en qu grado. Si la tecnologa est siendo

utilizada, se considerarla, entonces, adecuado recomendar su traspaso a los

extensionistas para que la promovieran ms ampliamente en el rea. Si la

tecnologa no est siendo usada por los agricultores, el ICTA trata de deter-

minar la razn; esta informacin puede usarse para disear nuevos experimentos

o ms adelante como referencia.


Especializacin, Trabajo de Equipo y Participacin Campesina


La diversin del trabajo se efectu de acuerdo a las diversas especiali-

dades. Los cientficos tcnicos asumen primordialmente la responsabilidad por

la generacin de tecnologa, en el centro y en los ensayos de campo, y por la

evaluacin del desempeo agronmico de esa tecnologa. La Unidad SE es res-

ponsable primordialmente del reconocimiento inicial de reas, de la direccidn

de lamanutencinde registros, de la evaluacin socioecon6mica de los ensayos

en fincas y de la evaluacin final de la aceptacin de la tecnologa del ICTA

por parte de los agricultores. Sin embargo, el trabajo debe conducirse como

un esfuerzo de equipo de manera tal que la informacin se comparta y se retro-

alimente yendo de una disciplina a otra. Evidentemente, el agricultor es un

participante en este proceso: al comienzo como una fuente de informacin, y

ms adelante, como un prctico experimentador en los ensayos, y como el evalua-

dor principal en las pruebas. Las diversas etapas a travs de las cuales pasa

la metodologa proporcionan mecanismos a travs de los cuales los datos prove-

nientes del trabajo de campo son constantemente incorporados en la formulacin

de las estrategias de investigacin. El objeto de sto, es al comienzo,

ayudar a orientar la experimentacin inicial, y ms adelante, reforzar la






49


direccin que ha tomado la investigacidn o reorientarla hacia etapa anteriores

de la investigacin en vista a obtener mejores resultados.



3. EL ICTA CONTINUA SU EVOLUCION


No osbstante los importantes progresos recin descritos, el ICTA contina

evolucionando mientras sus miembros estn adn aprendiendo a planificar y a

actuar cooperativamente en la puesta en prctica de la metodologa. La meto-

dologfa est constantemente siendo refinada con el fin de hacerla una herra-

mienta ms eficiente y de ms facil uso.

Como los miembros aportan diferentes experiencias y perspectivas al pro-

grama de investigacin, es posible encontrar, tanto entre el personal, como en

la aplicacin en el terreno, interpretaciones diferentes, y a veces conflicti-

vas, de la metodologa. La dinmica del actual proceso evolutivo del ICTA

proviene de la interaccin de las disciplinas y de los componentes de investi-

gacin que se produce a travs de sus interpretaciones de la metodologa. En

ese proceso, el ICTA ha enfrentado algunos problemas en su bsqueda por integrar

la Unidad SE en el proceso de investigacin, pero tambin ha hecho significati-

vos progresos en este aspecto. El resto de la Tercera Parte analiza ms

especificamente como se est desempeando la investigacin socioeconmica en el

trabajo de campo interdisciplinario.






50


4. PROBLEMAS QUE IMPIDEN LA INTEGRACION



A. Participacin de la Unidad SE al Nivel Regional

Como se sealo anteriormente, en 1977 la Unidad SE decidi designar a

los peritos como sus representantes en los equipos regionales, y mantener

su personal profesional al nivel nacional. En Julio-Agosto 1978, dos pro-

blemas se haban producido como resultado de este arreglo, los cuales

estaban reduciendo la efectividad de la contribucin de la Unidad SE a la

investigacin al nivel regional.

Primero, el perito estaba teniendo dificultades en la implementacin

de ciertas actividades de la Unidad, especialmente en relacin a los regis-

tros. La tcnica para permitir a los agricultores llevar registros de sus

prcticas agron6micas fu primero desarrollada por la Unidad SE durante el

perodo de su actividad de investigacin independiente. A partir de su

integracin al esfuerzo regional la Unidad SE ha tratado de dar a estos

registros la categorfa de herramienta legftima de investigacin al mismo

nivel que las herramieptas agrondmicas regulares usadas tradicionalmente

por los cientfficos. Al comienzo, slo el personal de la Unidad SE desem-

pe esta actividad con los agricultores. Durante el ltimo ao, sin

embargo, se ha esperado que los agrnomos que llevan a cabo ensayos en tie-

rras de los agricultores, lleven, al mismo tiempo, con los agricultores,

registros en aquella parte de la finca que todavra se cultiva de acuerdo a

mtodos tradicionales. El hacer responsable a los agrnomos de llevar

registros conjuntamente con su clientela de agricultores, ha permitido au-

mentar la cantidad de datos que se puede recoger acerca de las prcticas

agricolas tradicionales a travs de la regin. Adems, esta actividad puede






51



servir para estimular la comunicacin entre el agrnomo y el agricultor y

para fomentar el aprendizaje en ambas partes. El agricultor llega a pensar

en, y a identificar los componentes de su sistema de trabajo agrIcola de

una manera diferente a como lo ha analizado antes. El agrnomo llega a

conocer mejor las prcticas del agricultor y sus limitaciones socioeconmicas

al mismo tiempo que conduce experimentos en la tierra del agricultor.

Los agrnomos deben consultar con el agricultor y ayudarlo a llenar los

registros de la finca durante sus visitas a controlar los ensayos que se

estn llevando a cabo. A continuacin ellos traspasan los registros a los

peritos de la Unidad SE. El perito es responsable por la tabulacin y reco-

pilacin de la informacin en una forma que pueda ser usada ms facilmente

en el proceso de planificacin regional. En la prctica, los agrnomos ten-

dieron a dejar de lado sus responsabilidades en relacin a los registros.

Estos fueron hechos apresuradamente en el ltimo momento, y entregados con

atraso o en algunos casos, no entregados.

Los peritos se quejaron de que los agrnomos estaban ignorando sus

requerimientos de cumplir sus deberes en relacin a los registros con mayor

cuidado y prontitud. Los ingenieros, con su status ms alto, aparentemente

no tomaron en serio la supervisin de los peritos en actividades socioecon-

micas. Entonces, el perito tendra que esperar la llegada de un profesional

de la Unidad SE de nivel nacional, quien podra ejercer mayor presin sobre

los agrnomos. El perito estaba experimentando dificultades similares en

obtener la cooperacin de los ingenieros en otros aspectos relacionados al

agricultor en la metodologa de investigacin.

Un segundo tipo de problemas provino de la relacin entre el equipo

regional y el equipo de la Unidad SE de nivel nacional. El equipo nacional





52


ha asumido rutinariamente la responsabilidad por tareas tales como el recono-

cimiento y la evaluacin. Pero cuando el equipo nacional visita la regin,

a menudo es mirado por los tcnicos como un intruso. La queja de los tcni-

cos es que la Unidad SE viene por periodos cortos, hace amistad con los agri-

cultores y presenta sus hallazgos al equipo regional -- pero no est nunca

presente lo suficiente como para entender la agricultura regional o para

participar en forma realista en la planificacin del programa de investigacin.

Parte de este descontento parece provenir de los mtodos no tracionales que

la Unidad SE utiliza para recoger y presentar datos en una forma suficiente-

mente rpida y simple como para que puedan ser usados inmediatamente para

propsitos experimentales. Algo del descontento se deriva tambin de la

manera en que la Unidad SE ha presentado sus datos a las regiones. En algunos

casos, estos problemas han producido resistencia a la informacin recogida por

la Unidad.

Parece entonces, que la forma en que la Unidad SE se ha organizado para

desarrollar sus tareas de investigacin le ha impedido lograr una participa-

cion ms efectiva en los procesos regionales. En algunas actividades su pre-

sencia ha sido demasiado debil como para proporcionar una contribucin similar

a la de los programas tcnicos. En otras actividades, su presencia ha sido

demasiado espordica y agresiva como para inducir la receptivilidad de sus

hallazgos de investigacin, de parte de la regin.


B. Necesidad de Modificar las Asignaciones de Trabajo, las Prioridades
y las Medidas de Evaluacin


La facilidad o dificultad que la Unidad SE encuentra para integrarse ms

efectivamente dentro del ICTA no depende solamente de cuan bien administra su






53



actividad de investigacin. Tambin depende del grado de flexibilidad del

resto de la organizacin para hacer los ajustes necesarios que permitan

acomodar la participacin completa de la Unidad SE.

La Unidad SE lleg a integrarse estructuralmente en el aparato regional

slo en 1977, fecha en que la metodologfa interdisciplinaria fu finalmente

hecha explcita. Por ese entonces, los programas regionales haban operado

durante bastante tiempo como para desarrollar pautas organizacionales sufi-

cientemente definidas de manejo de la investigacin. Naturalmente, esas

pautas reflejaban las prioridades para las cuales los tcnicos estn prepara-

dos para incluir en la investigacin. En cierto grado, esas pautas de

conducta organizacional previamente establecidas, han dificultado la partici-

pacin ms efectiva de la Unidad SE, al impedir la implementacin compren-

siva de la metodologfa.

Un ejemplo del problema sealado anteriormente es la implementacin de

los registros a nivel de fincas. Como se indic, parte de la dificultad para

llevar dichos registros proviene de la falta de influencia de los peritos

sobre los ingenieros. Pero, hay tambin otro factor involucrado. En Julio-

Agosto de 1978, el personal de campo se quej de que ellos ya estaban sobre-

cargados de trabajo con sus tareas tcnicas; por lo tanto, no tenfan tiempo

para desempear, adems, actividades de la Unidad SE. La sobrecarga de tra-

bajo proventa de los intentos hechos anteriormente por el instituto de

intensificar los ensayos llevados a cabo. Cuando se adoptd la nueva metodo-

loga, las asignaciones de trabajo continuaron haciendose de acuerdo a las

pautas establecidas, y los registros de fincas fueron slo agregados. Como

la introduccin de los registros de fincas no fu acompaada por una reduccin

de las responsabilidades tcnicas del agrnomo, ste consider los registros






54



como una imposicin sobre su calendario de trabajo ya bastante presionado.

En la investigacin tradicional, los ensayos son la metodologa. Los

agrnomos han sido entrenados para juzgar el desempeo de la investigacin
en trminos del nmero de ensayos llevados a cabo cada ao y su pureza meto-

dolgica. En la investigacin tradicional el supuesto es que mientras m6s

ensayo se realiza y mientras ms cuidadosamente se los controla, ms rdpi-

damente las ciencias agrondmicas pueden desarrollar y producir recomenda-

ciones de altos rendimientos. La intensificacin del trabajo experimental

acorde con esos criterios, se facilita por supuesto bajo los mtodos tradi-

cionales ya que la investigacin se realiza en una estacin experimental

centralizada y bien controlada.

En las primeras etapas de operacin del ICTA, el programa de investi-

gacin era manejado primordialmente por personas entrenadas segn mtodos

agronmicos tradicionales. Y an cuando la investigacin se llev a nivel

de campo muchas de sus prioridades tradicionales estuvieron presentes en

la planificacin y eventualmente se incorporaron como pautas establecidas

en la organizacin de la investigacin. Ms an, los programas nacionales

de cultivos han presionado constantemente por la intensificacin de la

actividad experimental segn lineas basicamente tradicionales.

En 1978, los agrnomos regionales estaban siendo presionados todava

para intensificar los ensayos de campo. Mientras ms tiempo dedicaban a
este esfuerzo, menos tiempo tenfan para dedicar a los elementos no-

tradicionales de la metodologa -- aquellos que incorporan en la investiga-

cin al agricultor y sus prioridades. Los registros de fincas fueron solo

espordicamente implementados. Adems, los agricultores no estaban parti-

cipando en los ensayos en el grado requerido por la metodologa. Finalmente,
bajo la presin de producir datos agronmicos para todas sus actividades de






55



campo, el agrnomo tendi a conducir pruebas teniendo slo ese propsito en

mente. Se estaba imponiendo los standards estrictos de la etapa de ensayos

de la investigacin; al agricultor no se le permita control suficiente sobre

el experimento como para permitirle llevar a cabo una evaluacin independiente

de la tecnologa. Esencialmente, la sobrecarga de trabajo de del agrnomo no

le dej el tiempo necesario, y no le ofreci el incentivo para experimentar

con la metodologa de manera tal que l pudiera darse cuenta de la interdepen-

dencia de sus partes. La tendencia del agrnomo, fu entonces, suponer que los

nuevos elementos tenan poco que ofrecer a sus actividades tradicionales de

ensayo.

A los agrnomos tambin se les ha exigido mantener la pureza metodolgica

en los ensayos. Este nfasis tradicional ha resultado en riesgos o prdidas

excesivas para el agricultor en algunas ocasiones. En un rea, por ejemplo,

el ICTA estaba planeando una serie de ensayos a nivel de fincas sobre diferen-

tes niveles de aplicacin de fertilizantes en el maz. Los datos de la Unidad

SE indicaban que la mayora de los agricultores del rea empleaban un nivel es-

pecifico de fertilizantes. La Unidad SE recomend que este nivel fuera usado

como el limite inferior en la serie. Sin embargo, los tcnicos insistieron en

que se extendiera los ensayos an hasta niveles cero de fertilizantes. Los

resultados de la serie mostraron rendimientos extremadamente pobres en los

ensayos que usaron las tasas ms bajas de fertilizantes. Naturalmente los

agricultores se mostraron bastante molestos con las prdidas que sufrieron a

causa de su cooperacin con el ICTA.

En alguna medida, hay una contradiccin entre el empleo de mtodos rigurosos

de investigacin y el trabajo con los agricultores. De acuerdo al mtodo

cientfico, las variables de un experimento deben mantenerse constantes durante






56



el perodo de ensayos; entonces, los rendimientos finales de un cierto nmero

de experimentos controlados dentro de una serie, pueden compararse entre s,

con el fin de sacar conclusiones comprehensivas. Si al comienzo del perodo

de ensayos'en un experimento de campo, la planta muestra insuficiente desa-

rrollo, sta no se le toca, y al final del experimento se le trata como un

fracaso experimental. El diseo del experimento es preestablecido y el agr6-

nomo quiere tener los datos finales que indican "fracaso": por lo tanto, el

no intenta modificar las prcticas a medio camino en el experimento (tal vez

agregando una cantidad adicional de fertilizantes, o algo parecido) para

salvar algo de la produccin del ensayo para el agricultor. Es ste, por

supuesto quien se queda con los resultados del fracaso y sin alcanzar a com-

prender los "extraos" y rgidos mtodos agrcolas del agrnomo. En algunas

situaciones, el agricultor ha interferido en los ensayos o pruebas que l ve

mostrando insuficiente desarrollo de las plantas; 1 aplica remedios que no

son parte del diseo del agrnomo. Los agrnomos han tendido a rechazar tales

acciones en base a que de ahi en adelante los experimentos dejan de ser tiles

para sus propsitos de evaluacin.

No estamos sugiriendo que las prioridades tcnicas son equivocadas o que

los ensayos o las condiciones experimentales controladas no son importantes.

Los mtodos de investigacin ms tradicionales tienen su lugar en el programa

del ICTA, idealmente en el centro de produccin y tal vez en un nmero limitado

de lugares en el campo. Pero en general, los mtodos de investigacin en los

terrenos de los agricultores deben ajustarse para satisfacer tanto los inte-

reses del cientfico como aquellos del agricultor.

Al parecer, los elementos de la metodologa orientados hacia el agricultor,

potencialmente posibilitan la ocurrencia de este tipo de ajuste. Por supuesto,






57



los agrnomos tendran que mirar esos elementos como partes integrales del

proceso de investigacin, capaces de contribuir a la formulacin de proyec-

tos agronmicos orientados ms directamente hacia los intereses de los agri-

cultores. Ellos podran, adems, considerar a veces la posibilidad de

"suavizar" los requisitos del mtodo cientfico puro al ser aplicado en los

experimentos -- tal vez mediante la modificacin de los experimentos que

amenazan con provocar prdidas al agricultor. En tales cosas el agrnomo no

tendra necesariamente que considerar los experimentos como intiles para

sus propsitos despus que las variables experimentales han sido modificadas.

Los datos recogidos en la mitad del ensayo podran ser suficientes para in-

dicar el fracaso potencial del experimento, tal como ste fu concebido

originalmente. Las modificaciones introducidas desde ese punto en adelante

podran incorporarse en el diseno original y hacer disponibles otros datos

para evaluarlos al final del perodo experimental. Si la contribucin de la

Unidad SE a la investigacin es tomada ms seriamente, debera facilitarsele

a los agrnomos la posibilidad de hacer tales modificaciones, primordialmente

porque entonces el agrnomo no tiene que asumir toda la responsabilidad por

la evaluacin de la tecnologa. La Unidad SE puede asumir parte de esa res-

ponsabilidad con sus propias evaluaciones de los resultados, tal como stos

son apreciados por los agricultores participantes.

En resumen, para Julio-Agosto 1978 nosotros habamos observado algn pro-

greso en el sentido de integrar la Unidad SE en los programas regionales del

ICTA, pero dicha integracin an distaba mucho de ser completa.






58


5. INDICADORES DE PROGRESO



A. Adaptaciones de la Unidad SE

En el pasado, el estilo tradicional de la investigacin cientfico-social

ha sido un obstculo a su integracin dentro de los programas de investigacin

y desarrollo. A menudo, este tipo de investigacin requiere tanto tiempo que

se llega a obtener conclusiones mucho despus que lo necesario para que los

planificadores pudieran actuar en base a ellas. Ms an, las implicaciones de

tal investigacin para la accin son generalmente dificil de entender para el

administrador. Parte del desafo que se le presenta a la Unidad SE consiste

en modificar la investigacin cientfico-social tradicional de tal manera que

llegue a ser dtil en el proceso de investigacin y desarrollo agrcola. A

travs de la demostracin de su utilidad, la Unidad SE facilitar su propia

aceptacin dentro del instituto.

El reconocimiento es una actividad donde la Unidad SE ha hecho considera-

bles progresos en relacin a satisfacer las necesidades de informacin del

Instituto. A la Unidad se le asign la responsabilidad principal por la acti-

vidad de reconocimiento, por su entrenamiento en recoleccin ae informacin

mediante entrevistas. Al comienzo, la Unidad SE conducira investigacin

exploratoria, describiendo las caractersticas agronmicas y socioeconmicas

principales del drea; los resultados se hacan disponibles inmediatamente a

los otros programas, para fines de planificacin. La Unidad SE procedera

entonces, a estudiar el rea en mayor profundidad, y las recomendaciones

finales estaran listas para ser publicadas, un ao ms tarde. Eventualmente,

las autoridades del ICTA decidieron que el estudio de ms largo alcance no

era esencial: era costoso e innecesario para la planificacin. Por esta






59


raz6n, la Unidad SE ha llegado a concentrarse en tratar de perfeccionar su

capacidad de realizar investigacin exploratoria rpida que pueda ser apli-

cada facilmente por los agrnomos.

En la actualidad, la Unidad SE lleva a cabo el reconocimiento de un

rea en el lapso de una o dos semanas. La Unidad SE ha llegado a familia-

rizarse con las caracterfsticas generales de los sistemas de cultivo emplea-

dos por los agricultores. Este conocimiento les facilita el proceso de

medicin dirigiendo la atencin de los entrevistadores hacia los aspectos

claves de las prcticas del agricultor. Recientemente, la Unidad SE ha

empezado a aplicar una nueva tcnica para ayudar a guiar el proceso de

entrevistas. Originalmente desarrollado por Christina Gladwin para trabajar

con pequeos grupos de agricultores en el Proyecto Puebla, el "Arbol de

Decisiones" es una herramienta para investigar la forma en que los agricul-

tores toman sus decisiones. La Unidad SE ha modificado algunos de sus

aspectos ms complicados con el fin de que la tcnica puede ser usada en su

breve trabajo de reconocimiento.

Actualmente los agrnomos del equipo de rea estn participando con los

cientficos sociales en el proceso de recoger la informacin. Los investi-

gadores se organizan en parejas formadas por un cientifico natural y un

cientTfico social; los miembros de cada pareja se cambian diariamente con el

fin de controlar la posibilidad de entrevistas sesgadas. Al final de cada

da, los miembros se renen a discutir su trabajo. All, tratan de identi-

ficar los factores comunes en lo que cada uno ha ido encontrando, y se

orientan unos a otros a travs de la identificacin de temas especrficos

para ser abordados por los entrevistadores al da siguiente con el fin de

completar la informacin en puntos que parecran dbiles. Este tipo de acti-

vidad proporciona una valiosa intercambio de informacion entre las






60


diversas disciplinas.

Los informes que la Unidad SE prepara a partir de estas actividades estn

listas casi inmediatamente despus de completar el trabajo de campo, y son

escritas en una forma precisa y clara que los cientIficos naturales pueden

entender. La participacin de los agrnomos en la realizacin del estudio ha

ayudado a la Unidad SE a dirigir su investigacin hacia reas de inters

tcnico para el resto del instituto, al mismo tiempo que ha puesto a los tc-

nicos en mayor contacto con los problemas de los agricultores. Estos informes

est4n siendo cada dfa ms tiles en los procesos de planificacin regional.

La Unidad SE ha hecho otro ajuste con el fin de aumentar su efectividad

al nivel regional. En 1979, se ha asignado un cientffico social profesional

del equipo nacional a cada una de las regiones. Estos pasarn la mayor parte

de su tiempo en las regiones, aunque todavfa tendfan algunas obligaciones de

nivel nacional (particularmente, la actividad de reconocimiento y el trabajo

final de evaluacin, los que requieren el esfuerzo concentrado de todos los

miembros del equipo).3 Esta nueva disposicin debe ayudar a resolver algunos

de los problemas discutidos anteriormente en este capftulo. El profesional de

la Unidad SE puede tener ms xito que el perito en la supervisin de las

actividades socioecondmicas; al mismo tiempo, su presencia puede contribuir

a dar mas continuidad a los esfuerzos regionales y a provocar una mejor recep-

cidn de la Unidad SE por parte del personal regional.

B. Cambios en las Orientaciones en el Resto del Instituto


A partir de las conversaciones sostenidas con Robert Waugh y Peter

Hildebrand a principios de 1979, podemos afirmar que al parecer, algunos

cambios significativos han ocurrido en el programa del ICTA, an desde






61



Agosto del ao anterior.
Aparentemente se estaba resolviendo el problema de los tcnicos trabajando

con los registros de fincas. Esto se atribuyd en parte al hecho de que la

Unidad SE fu capaz de presentar sus resultados publicados a partir de los

registros de 1978, a las sesiones de planificacidn y revisidn anual que se lle-

van a cabo a nivel regional en Enero de 1979. En estas sesiones, los cientfi-

cos naturales finalmente empezaron a darse cuenta de la importancia de los

registros de finca. La mayora de las regiones empezaron 1979 habiendo desig-

nado los registros de fincas como una parte integral de los deberes de los

agrdnomos. Cerca de 500 agricultores estaban participando con registros de sus

fincas durante el ao. Los equipos regionales haban intentado adoptar las

cargas de trabajo experimental de los tcnicos, con el fin de facilitar la

implementacidn de la tarea de registros.

Con la informacidn provista por el reconocimiento y por los registros, los

ensayos de campo estn actualmente enfatizando la incorporacin de elementos

tecnoldgicos de los sistemas de los agricultores conjuntamente con unos pocos

y bien seleccionados, introducidos por el ICTA. Un conjunto de ensayos condu-

cidos en un rea podra, por ejemplo, usar todas las prcticas culturales del

sistema tradicional de los agricultores, y simplemente introducir una de las

nuevas variedades del ICTA. Otro conjunto podrfa usar las variedades criollas

de los agricultores, con prcticas culturales especificadas por el ICTA. Una

gran variedad de tratamientos experimentales puede surgir a partir de combinar

elementos nuevos y elementos tradicionales de esta manera. Asi, los investi-

gadores pueden evaluar separadamente los componentes de produccin individua-

les de los diversos tratamientos. Este enfoque concuerda con el nfasis de la

Unidad SE en la identificacidn de aquellos elementos individuales de los






62


sistemas de produccin que pueden ser modificados para aumentar la produccin

al menor costo y al menor riesgo para el agricultor.

La orientacin de la investigacin est experimentando cambios como

respuesta a la informacin recogida en el campo respecto al xito o fracaso

de esfuerzos previos de investigacin. Los equipos regionales estn empezan-

do a conocer, a travs de su trabajo de campo, los problemas que enfrentan

los agricultores. La mayor consciencia acerca de las necesidades regionales

de investigacin ha permitido una representacin ms equilibrada en los pro-

cesos de planificacin de las prioridades entre los niveles nacional y region-

al. A medida que la descentralizacin progresa, los programas de produccin

podrn imponer, cada vez menos, una direccin tcnica unilateralmente desde

el nivel nacional. Dichos programas se concentrarn ms en la funcin de

apoyo de proporcionar materiales genticos y asistencia tcnica.

Los programas de produccin han experimentado cierto cambio en respuesta

a los hallazgos de investigacin en las regiones. Por ejemplo, en algunos

casos se ha demostrado que las variedades criollas producfan mejor que las

variedades mejoradas ihtroducidas por los programas de produccin. Como resul-

tado de esto, los programas han empezado a reunir colecciones de variedades

nativas para introducirles ciertas de las caracterfsticas superiores de las

nuevas variedades. Los programas de produccin han mostrado, de manera cre-

ciente, su buena disposicin a trabajar con el personal regional en el desa-

rrollo de variedades que se adopten a las necesidades de los agricultores.

En algunos casos, estos programas han incluso empezado a trabajar en ensayos

diseados para desarrollar variedades que puedan incorporarse en los sistemas

mixtos de cultivo que los agricultores emplean a menudo.

Un signo particularmente favorable en el reciente desarrollo del ICTA ha

sido la designacidn de un nuevo Director Tcnico a nivel nacional. El nuevo






63



director es guatemalteco; l viene a ocupar el lugar de un experto tcnico

extranjero. Esto indica que el ICTA est terminando con posiciones asisten-

ciales temporalmente financiadas desde el extranjero, a medida que guatemal-

tecos se preparan para asumir esas funciones. Este cambio ser potencial-

mente ventajoso tambin en otro sentido. El Director ha tenido la experiencia

de trabajar como director regional. A partir de esta experiencia, l ha

llegado a apreciar la funcin vital que la Unidad SE tiene que desempear en

la investigacin, y la importancia fundamental que las regiones tienen en la

planificacin e implementacin de la investigacin. El apoyo que el director

de a estos componentes del ICTA, puede contribuir a la mayor integracin de la

Unidad SE, al contfnuo desarrollo de las tendencias de descentralizacin del

instituto, y a una aplicacin ms equilibrada y comprehensiva de la metodologa

interdisciplinaria.,






64


NOTAS



Ingeniero Astolfo Fumagalli y Dr. Robert K. Waugh, Agricultural Research

in Guatemala, artfculo presentado a la Conferencia de Bellagio, Bellagio,

Italia, Octubre 1977. Sector Pblico Agrcola, Guatemala, C.A., pp. 8-12.

Correspondencia Personal con el Dr. Robert Waugh.

Correspondencia Personal con el Dr. Peter Hildebrand.






65


CUARTA PARTE: RELACIONES ENTRE INVESTIGACION Y EXTENSION*


La ley que crea el instituto de investigacin, tambin entrega al ICTA

la responsabilidad de promover el uso de la nueva tecnologa.1 La interpre-

tacin que el ICTA hace de la promocin est estrechamente ligada a su nuevo

concepto de investigacin. En el pasado, se conceba a la investigacin y

la promocin como dos funciones separadas. La investigacin elaboraba

recomendaciones a travs de ensayos llevados a cabo en estaciones experimen-

tales y luego traspasadas a organismos de extensin. Estos pasaban a ser

responsables de la promocin de dichas recomendaciones dentro de la comunidad

agrcola. Si los agricultores no las aceptaban, nunca se haca responsable a

los organismos de investigacin, puesto que la transferencia de las recomenda-

ciones no era su responsabilidad. Ms bien, la culpa era atribuida a los

agricultores, por su tradicionalismo, o al organismo de extensin por su

desempeo deficiente. En la reorganizaci6n del ICTA, sus autoridades recono-

cieron que la investigacin por si misma ha sido, en parte, responsable de los

fracasos promocionales del pasado. La nueva metodologa del ICTA ha sido

diseada para hacer a la investigacin directamente responsable por la adopcin

de tecnologa por parte de los agricultores. Idealmente, la metodologa pro-

porciona continuamente las reacciones del agricultor cliente, de manera tal

que se puede hacer continuos ajustes en la tecnologa. Como la prueba final

de la tecnologa es su adopcin por parte de los agricultores participantes en


*La investigacin respecto de algunos de los puntos discutidos en este captu-
lo fue especialmente dificil durante Julio-Agosto 1978, debido al cambio de
gobierno que tuvo lugar en Julio. Durante este perodo, Lynn Gostyla pudo
solo tener un contacto muy limitado con miembros de DIGESA. Por esta razn,
las ideas que se presentan a continuacin deben considerarse teniendo en cuenta
esa limitacin.






66



la investigacin, el ICTA se impone a si mismo la tarea de transferir la

tecnologa como parte del proceso de investigacin.

Algunos creen que el ICTA puede cumplir la funcin de transferencia a

travs de su trabajo de campo independientemente del resto de las agencias

gubernamentales. Otros piensan que el programa de pequea escala del ICTA

probablemente no pueda alcanzar a todos los agricultores de Guatemala que

deberan tener acceso a la nueva tecnologa. Quienes as piensan, creen

que la tarea de transferir la tecnologa debe compartirse con otras agencias.

Por esta razn, las autoridades del Instituto han definido la promocin, en

un sentido ms general, como la accin de transferir la tecnologa a agen-

cias tales como DIGESA que puedan servir para multiplicar sus esfuerzos en

el campo. Sin embargo, este enfoque presenta un problema bsico que no ha

sido resuelto. Este se refiere al hecho de que mientras el ICTA ha elaborado

un nuevo modelo de investigacin y desarrollo, DIGESA ha continuado su linea

tradicional, la que no se adapta al nuevo modelo.

Las dos agencias parten de supuestos incompatibles acerca de la natura-

leza de los pequeos agricultores. En su nueva metodologa, el ICTA enfatiza

que el agricultor es un individuo racional, que se adapta ms o menos exito-

samente a las condiciones difciles que enfrenta en su trabajo. De acuerdo a

este planteamiento, y ya que los profesionales estn tratando de desarrollar

una tecnologa apropiada a esas condiciones, stos tienen mucho que aprender

a partir de las ideas y la experiencia agricola de los agricultores. De

acuerdo a la nueva metodologla, si se pretende desarrollar una nueva tecnolo-

ga que sea til, la investigacin y el desarrollo deben ser un proceso partici-

patorio. DIGESA contina operando de acuerdo a sus supuestos ms tradicion-

ales. Todava mira al agricultor como un individuo irracional de quien no se






67



puede esperar que se preocupe de proteger sus intereses. Por lo tanto, el

agricultor necesita la direccin y estrecha supervisin de los tcnicos,

que son quienes saben del tipo de prcticas agrcolas que le beneficiarn.

La orientacin de DIGESA se puede visualizar a travs del papel que sta

ha llegado a asumir en la supervisin del programa de crditos de BANDESA.

Segn un acuerdo establecido entre las dos agencias, para que un agricultor

pueda recibir un crdito, debe previamente firmar un contrato en que se

compromete a seguir un plan elaborado para 1 por un agente de DIGESA. Este

agente ayuda al agricultor en su trmite con BANDESA, y luego procede a

supervisar su trabajo con el fin de asegurarse que el agricultor no se sepa-

ra del plan. Las dudas que un agricultor pueda tener acerca del plan (por

ejemplo en el caso de la recomendacin de fertilizantes, sealado en la

pgina 27) no se consideran legtimas o dignas de consideracin.



1. SURGEN NUEVAS RELACIONES ENTRE INVESTIGACION Y EXTENSION

NUEVAS DIRECCIONES EN LA ESTRATEGIA DE PROMOCION



Al comienzo de 1978, los directores del ICTA y de DIGESA firmaron una

"Carta de Entendimiento" que sealaba orientaciones generales para la coope-
2
racin entre los dos programas. Bajo este acuerdo general, en el verano de

1978, dos regiones haban empezado a elaborar planes para una coordinacidn

ms especfica.

En una regin, el ICTA estaba dando clases a diecisiete extensionistas

de DIGESA. El curriculum, elaborado conjuntamente por coordinadores del ICTA

y de DIGESA, entrena a los extensionistas en la metodologa de investigacin

al estilo del ICTA, y se concentra en los aspectos prcticos de la conduccin






68


de experimentos con los agricultores.

Las clases familiarizan al personal de DIGESA con la tecnologa del ICTA

y hacen que dicho personal llegue a entender las razones que inspiran la me-

todologia. Un extensionista entrenado segdn los supuestos implcitos en las

recomendaciones tecnoldgicas al estilo tradicional, (por ejemplo: "el uso de

fertilizantes siempre proporciona beneficios econmicos al agricultor") podra

resistir las recomendaciones contrarias del ICTA, a menos que l entienda como

se lleg6 a elaborar dichas recomendaciones.* Los experimentos en el campo en

que participan los extensionistas durante su entrenamiento en el ICTA pueden

proporcionar la justificacin de nuevos tipos de recomendaciones y pueden

darles ms confianza respecto de las prcticas que se les pedir promover.

A travs de exponer el personal de DIGESA al proceso mismo de investiga-

cidn, las clases demuestran como se puede adaptar la tecnologa a condiciones

particulares. Las experiencias con la metodologa del ICTA podran ayudar a

los extensionistas a desarrollar experimentos con los agricultores, de tal

manera que su estrategia de promoci6n dejar de estar dominada por el enfoque

tradicional consistente en entregar a los agricultores un paquete tecnoldgico

standard.

Las actividades de investigacin y extensin podran coordinarse de tal

manera que.el ICTA asumiera la mayor responsabilidad por las fases iniciales

de investigacin bosquejadas en la metodologa; y DIGESA asumiera en forma

creciente la responsabilidad por la prueba, la que se podra interpretar como

de naturaleza promocional. De este modo, la extensin podra encajarse


*Aparentemente sto ocurri6 en el caso citado en la pgina 27. An cuando el
ICTA recomend6 que los fertilizantes se retiraran de las recomendaciones, y
que las autoridades de BANDESA y DIGESA haban estado de acuerdo con el cambio,
algunos agentes de DIGESA continuaron aconsejando el uso de fertilizantes.






69



directamente en el nuevo modelo de investigacin. Este tipo de coordinacin

podra beneficiar a la vez a la extensin y a la investigacin. Con la ayuda

de los extensionistas, el ICTA podra administrar un mayor nmero de pruebas

y por lo tanto recibir ms informacin respecto de lo apropiado de su tecno-

loga. Con la investigacin ligada directamente a su tarea de promocin,

DIGESA deberfa ser capaz de mejorar sus servicios a los agricultores propor-

cionandoles tecnologfa que ha sido adaptada a sus necesidades. Debemos sealar

tambin que BANDESA ha expresado su inters por enviar parte de su personal

regional a las clases del ICTA. De esta manera, el programa de instruccin

parece tener potencial para cambiar las orientaciones tradicionales de las

agencias a nivel regional, y para eventualmente inducir una mayor cooperacin

entre ellas.

Durante Julio-Agosto 1978, otra regin haba comenzado a operar un pro-

grama similar de entrenamiento. Diez empleados de DIGESA, un empleado de

BANDESA, y un representante de la Gremial Nacional de Trigo estaban asistiendo

a clases conducidas por un instructor del ICTA y un instructor de DIGESA. Sin

embargo, persistfan algunos problemas que deberfan resolverse para que la

experiencia se desenvolviera sin contratiempos.

Un agente de DIGESA manifest que el proceso que el ICTA estaba tratando

de ensear le ayudara a relacionarse con los agricultores en forma ms realis-

ta que en el pasado. Sin embargo, l, al igual que los demas que estaban

participando en el entrenamiento, lo estaban haciendo en adicin a su carga

normal de trabajo. No se haba operado cambios en los calendarios de trabajo

de DIGESA con el fin de permitir la participacin de algunos de sus miembros

en las clases. El mencionado participante estaba empezando a sentir la

presin de su compromiso adicional y con esta presin 61 estaba empezando a






70



sentirse desilusionado respecto del programa.

En este caso se trata del tpico problema enfrentado por aquellas agen-

cias que tratan de cooperar entre st en una manera s-in precedentes. Las

agencias hablan llegado solo a un entendimiento informal respecto de las

clases; no se habla hecho planes concretos para formalizar los compromisos

mutuos con el programa ni para hacer los ajustes requeridos para mantener

operando el programa.* Las agencias puedenhaber estimulado a sus empleados

para participar en las clases, en base al acuerdo informal, pero no haban

tomado medidas en el sentido de reajustar la estructura de los horarios de

trabajo o sistemas de incentivos de manera de apoyar la motivacin manifes-

tada por los miembros de la clase.


2. ESTRATEGIA DE GRUPO DEL ICTA: POSIBILIDAD DE UNA MAYOR
REORIENTACION DE LAS POLITICAS DE PROMOCION DE DIGESA



DIGESA lleva a cabo la mayor parte de su trabajo de extensin con los

agricultores en base uno a uno. Este tipo de modelo de extensin necesaria-

mente limita el nmerp de agricultores que puede recibir asistencia tcnica.

En Guatemala, la capacidad de alcance de la extensin es an ms limitada

por el hecho de que los agentes de extensin deben tambin administrar y

supervisar los prstamos de BANDESA. Teniendo esta responsabilidad sobre los

crditos, un agente de DIGESA puede atender solo alrededor de 45 o 50 agri-

cultores al ao. Con sus aproximadamente 500 agentes, DIGESA puede servir



*Debera mencionarse que uno de los factores que en esa poca impedi la
cordinacin formal, fu que con el cambio de gobierno, el Director Regional
de DIGESA no saba si 61 sera reemplazado en la regin. Por lo tanto, se
mostr vacilante en el sentido de formalizar cualquier compromiso con el ICTA,
ya que l podra no estar presente para impulsarlo desde DIGESA.






71



solo a alrededor de 2500 familias de agricultores en el curso de un ao. Para

llegar siquiera a la mitad de las familias de agricultores del pas, este mode-
lo requerira 5000 agentes -- y eso, evidentemente est ms all de la capaci-

dad administrativa y financiera del Sector Pblico Agrcola. Ms an, hay

quejas en el sentido de que los agentes de DIGESA dedican tanta atencin a los

crditos que no tienen tiempo o slo un tiempo muy limitado para atender las

necesidades tcnicas de los agricultores a quienes estn sirviendo.

El ICTA tambin ha llevado a cabo la mayor parte de su investigacin con

agricultores individuales. Sin embargo, ya en 1973, las autoridades del
instituto se dieron cuenta de que el programa de investigacin podra ampliar

su base experimental mediante el trabajo con grupos organizados de agricultores,

los que a su vez podran practicar ensayos en sus respectivas comunidades. El
ICTA justifica esta actividad sealando que no es su intensin asumir la res-

ponsabilidad sobre la promocin, sino ms bien, desarrollar una nueva estrate-

gia de promocin para la transferencia de tecnologa a grupos de agricultores,
basandose en su propio modelo de investigacin. La esperanza del ICTA es que

eventualmente DIGESA pueda empezar a utilizar algunos elementos de esta estra-

tegia, en su propio trabajo de extensin.

El ejemplo ms prominente del trabajo del ICTA en esta lnea, ha sido en

la comunidad de San Martfn Jilotepeque. Vecinos Mundiales, una organizacin
internacional de auto-ayuda, inici un proyecto en San Martin al comienzo de

los setenta. Cuando el ICTA estableci contacto con el

proyecto, los agricultores ya estaban trabajando en grupos organizados y

estaban experimentando por su cuenta, con innovaciones agrcolas. Tambin, ya

haban empezado a aumentar la produccidn mediante la utilizacin de prcticas

de manejo del suelo y del agua, que haban sido introducidas por Vecinos






72



Mundiales.

El ICTA y los agricultores relacionados con Vecinos Mundiales, llegaron,

en 1974, a acuerdo en el sentido de cooperar sometiendo a prueba en la comu-

nidad parte de la tecnologa del ICTA. Al comienzo, los ajustes organizacion-

ales llevados a cabo para implementar la investigaci6n, no eran muy claros,

pero gradualmente se han ido solidificando y formalizando. Tres lderes

informales del grupo de agricultores trabajando con Vecinos Mundiales fueron

incluidos en la planilla de sueldos del ICTA, y en la actualidad ellos cola-

boran con un tcnico del ICTA asignado al proyecto, en la conduccin de los

ensayos agronmicos que se estn llevando a cabo en la comunidad.3

Esta disposicin permite superar la limitaci6n de extender la tecnologa

a los agricultores de uno por uno. Los profesionales pueden entenderse con

los .lderes campesinos y estos pueden asumir la responsabilidad de comunicar

la informacidn y de conducir los experimentos con los grupos organizados y

con las comunidades. Los lderes campesinos en el proyecto San Martfn han

sido capaces de conducir alrededor de 60 ensayos de campo en el curso de un

ao. Esto, en comparacidn con un promedio de 25 conducidos por los ingenieros

agrdnomos en el programa del ICTA. Esos ensayos, por supuesto, no son tan

ntidos, ni tan cientfficos como el trabajo experimental ms controlado del

ICTA, pero tienen valor para el programa de investigacin, y los agricultores

que participan en ellos les tienen mucha confianza. Un programa de mayor

alcance se extiende actualmente a aproximadamente once comunidades. Los lde-

res campesinos visitan las comunidades regularmente, para conversar con los

agricultores; adems, cada dos semanas en San Martfn llevan a cabo sesiones

de capacitacidn para otros lderes de grupo. En vista de esto, es probable

que el trabajo experimental se expanda aan ms hacia otras comunidades. El






73



costo-efectividad de dicho proyecto parece evidente. El ICTA paga a los

lderes de la comunidad menos de la mitad del sueldo con que comienza un peri-

to y menos de un cuarto del de un ingeniero. Con esa inversin, se satisfacen

los intereses de investigacin del ICTA, mientras al mismo tiempo un nmero

creciente de agricultores adquiere experiencia con la nueva tecnologa.

Este nuevo modelo de investigacin-promocin no tiene que excluir a DIGESA

necesariamente. Si los agentes de DIGESA llegan a familiarizarse mejor con la

tecnologa y estrategias del ICTA, habr oportunidades para que las dos orga-

nizaciones trabajen en conjunto. A medida que las asociaciones y cooperativas

de agricultores en Guatemala han ido conociendo el trabajo del ICTA, han

empezado por propia iniciativa a solicitar la asistencia del ICTA. DIGESA por

su parte ya est en contacto con algunos grupos de agricultores a travs de su

programa de crdito supervisado. En ambas situaciones, un agente bien entre-

nado de DIGESA podra actuar como el intermediario tcnico entre, por un lado,

la investigacin, y por el otro, los grupos de agricultores involucrados en

experimentos en su comunidad.

A la fecha, el potencial de este enfoque integrado de investigacin y

desarrollo, es limitado. El ICTA no tiene la capacidad suficiente para auspi-

ciar por si s6lo este esfuerzo. Y DIGESA, con su actual organizacin del

trabajo y responsabilidad por el crdito, ofrece escasos incentivos para que

sus agentes de extensin se comprometan con las nuevas estrategias de promocin

que el ICTA ha desarrollado.





74



NOTAS



1Ing. Astolfo Fumagalli y Dr. Robert K. Waugh, Agricultural Research in

Guatemala, artculo presentado en la Conferencia de Bellagio, Bellagio, Italia,

Octubre 1977. Sector Pblico Agrcola, Guatemala, C.A., p. 7.

2Mario A. Martinez Gutirrez (Dir. General ICTA) e Ing. Arturo Aguirre

Escobar (Dir. General DIGESA), Carta de Entendimiento entre ICTA y DIGESA,

Febrero 8, 1978.

3Roland Bunch W., Un plan para investigar una metodologa para la transfe-

rencia de la tecnologa de ICTA, 1978.






75



V. IMPLICACIONES PARA PROGRAMAS Y POLITICAS DE
INVESTIGACION Y DESARROLLO



Todo gobierno que busque enfatizar la investigacin a nivel de la finca

con activa participacin de los pequeos agricultores se compromete necesaria-

mente en un ambicioso programa de reorganizacin de estructuras, y a desarro-

llar un nuevo conjunto de procesos sociales. Esto implica cambios tanto

dentro de su organizacin de investigacin como tambin en las relaciones

entre ese instituto y otras organizaciones gubernamentales relacionadas con

la agricultura. Ms an, no todos los cambios necesarios pueden llevarse a

cabo de una sola vez. Es preciso que los planificadores desarrollen una

estrategia para instituir los cambios en una secuencia de tiempo considerable.


1. ETAPAS EN EL DESARROLLO ORGANIZACIONAL


La reorganizacin de la investigacin agrcola en Guatemala se inici

con cambios estructurales de consideracin; stos fueron seguidos por el des-

arrollo de un nuevo modelo de experimentacin en la finca, y ste a su vez

indujo otros procesos de cambio estructural y social.

Tres cambios estructurales que tuvieron lugar en las primeras etapas,

proporcionaron la base organizacional para el nuevo modelo, a pesar de que no

ocurrieron simultaneamente. Si la organizacin hubiera permanecido incorpo-

rada dentro de la organizacin tradicional de extensin, los cambios que

hemos descrito no habran sido posibles. El establecimiento del ICTA como

unidad semi-aut6noma era condicin necesaria para todo lo que seguirfa. La

reorganizacin de las actividades de investigacin en programas de produccin

a nivel nacional era tambin esencial para proveer al ICTA de la capacidad






75



V. IMPLICACIONES PARA PROGRAMAS Y POLITICAS DE
INVESTIGACION Y DESARROLLO



Todo gobierno que busque enfatizar la investigacin a nivel de la finca

con activa participacin de los pequeos agricultores se compromete necesaria-

mente en un ambicioso programa de reorganizacin de estructuras, y a desarro-

llar un nuevo conjunto de procesos sociales. Esto implica cambios tanto

dentro de su organizacin de investigacin como tambin en las relaciones

entre ese instituto y otras organizaciones gubernamentales relacionadas con

la agricultura. Ms an, no todos los cambios necesarios pueden llevarse a

cabo de una sola vez. Es preciso que los planificadores desarrollen una

estrategia para instituir los cambios en una secuencia de tiempo considerable.


1. ETAPAS EN EL DESARROLLO ORGANIZACIONAL


La reorganizacin de la investigacin agrcola en Guatemala se inici

con cambios estructurales de consideracin; stos fueron seguidos por el des-

arrollo de un nuevo modelo de experimentacin en la finca, y ste a su vez

indujo otros procesos de cambio estructural y social.

Tres cambios estructurales que tuvieron lugar en las primeras etapas,

proporcionaron la base organizacional para el nuevo modelo, a pesar de que no

ocurrieron simultaneamente. Si la organizacin hubiera permanecido incorpo-

rada dentro de la organizacin tradicional de extensin, los cambios que

hemos descrito no habran sido posibles. El establecimiento del ICTA como

unidad semi-aut6noma era condicin necesaria para todo lo que seguirfa. La

reorganizacin de las actividades de investigacin en programas de produccin

a nivel nacional era tambin esencial para proveer al ICTA de la capacidad






76



necesaria para llevar a cabo investigacin concentrada en los cultivos ms

importantes. Sin embargo, esta organizacin por cultivos por si misma,

podra simplemente haber reforzado las estrategias tradicionales de investi-

gacin de la ciencia de plantas basadas en especializacin monocultural.

Esto habra ocurrido si la mencionada reorganizacin no hubiera sido segui-

da por el desarrollo de centros de produccin y organizaciones regionales

diseadas para constituir equipos interdisciplinarios de trabajo.

Todos esos grandes cambios podran haber ocurrido sin sacar al ICTA de

la estacin experimental y sin llevarlo a los terrenos de los agricultores.

En otras palabras, hasta este punto la reorganizacin podra haber perpe-

tuado, an, las relaciones tradicionales entre la investigacin, la extensin

y los pequeos agricultores. Los aspectos ms innovativos del desarrollo

posterior del ICTA, fueron posibles gracias a la firme decisin de sus auto-

ridades respecto de involucrar directamente a los pequeos productores en el

proceso de investigacin. No obstante que las autoridades del instituto

estaban comprometidas a desarrollar estrechas relaciones de trabajo con los

pequeos propietarios, la manera concreta en que se lograra este objetivo

no estaba clara desde el principio, sino ms bien, debera elaborarse median-

te esfuerzos exploratorios. Ms an, el trasladar la investigacin a los

terrenos de los agricultores era condicin necesaria para lograr la partici-

pacin del agricultor en el programa, pero el solo traslado no era condicin

suficiente para alcanzar este objetivo. Los agrnomos podran en la medida

de lo posible, intentar duplicar en los terrenos de los agricultores el

estrecho control que ellos ejercan en la estacin experimental. El ICTA

tena en sus manos la responsabilidad de elaborar la metodologa que facili-

tara la activa participacin del agricultor. La unidad socioeconmica consti-






77



tuida por economistas, antroplogos y socilogos, asumid el liderazgo en la

elaboracin de dicha metodologfa.

Hemos sefalado que la relacin de la Unidad SE con el ICTA pas por lo

menos por tres etapas distintas. La Unidad SE se inici como una pequea

dependencia adherida a la oficina central, cuya misin y lugar en la organi-

zacin se defini muy vagamente. Empezando con la tarea de evaluar la nueva

tecnologla desarrollada por los cientfficos de plantas -- una responsabilidad

riesgosa en trminos de su potencial para generar conflictos entre unidades --

la Unidad SE pudo luego eximirse de esta responsabilidad y desarrollar su

propia metodologfa a nivel de fincas, independiente de cualquier responsabi-

lidad directa con los programas de produccin o con la incipiente organizacin

regional. Esta libertad fu esencial para permitir a la Unidad SE desarrollar

su propia metodologta, pero el resultado fu un conjunto de ideas y un cuerpo
de informacidn que an permanecta aislado de las organizaciones regionales y

de los programas de produccin. La etapa siguiente se inici con la decisin

de que la experimentacin en fincas impulsada por la Unidad SE deberfa llevar-

se a cabo en colaboracin con los equipos regionales. Hemos sealado algunas

de las dificultades que surgieron durante el proceso de integracin, pero al

mismo tiempo hemos visto el substancial progreso que se ha hecho. Tambin

hemos notado que esta creciente integracin ha dependido de los ajustes que

todas las partes han hecho respecto del nuevo conjunto de relaciones.

Observando al ICTA y a la Unidad SE moverse hacia la experimentacin en

fincas, con la participacin activa de los agricultores y an ms all, en el

caso de San Martfn Jilotepeque, hemos notado que la organizacin de investiga-

cin ha avanzado profundamente en territorio tradicionalmente reservado a la

extensin. Esto nos ha llevado a examinar la relacin ICTA-DIGESA y a sealar






78



que es necesario efectuar considerables cambios en tal relacin, si se espera

que el programa de investigacin y desarrollo agrcola guatemalteco desarrolle

el potencial sugerido por el impresionante progreso del ICTA. Ms an, la

necesidad de reorganizar las relaciones va ms all del ICTA y DIGESA. Mien-

tras DIGESA contine teniendo la responsabilidad de administrar el programa de

crdito supervisado financiado por BANDESA, los agentes de extensin continua-

rn usando la mayor parte de su tiempo en la implementacin de ese programa.

Cualesquiera sean los cambios que se lleven a cabo en la relacin entre el

ICTA y DIGESA, no se puede lograr una integracin efectiva entre ambas organi-

zaciones a menos que se efecte cambios considerables en la relacin entre

DIGESA y BANDESA.


2. PROBLEMAS DE STATUS Y ESPECIALIZACION



Hemos sealado que la representacin de la Unidad SE a nivel regional por

los peritos, implicaba colocar una persona de status ms bajo en la posicin

de tratar de iniciar y coordinar las actividades de los ingenieros de status

superior. Esto produjo las dificultades que eran predecibles en trminos de

teoria social. La reciente designacin de profesionales de la Unidad SE a las

regiones, puede eliminar este problema, pero a la vez, ese cambio hace surgir

el problema de redefinir el rol y las responsabilidades de los peritos. En

muchos casos, ellos pueden ser tan inteligentes y dedicados al programa del

ICTA como los ingenieros, y su mayor familiaridad con los pequeos agricultores

y con las condiciones en que stos trabajan puede perfectamente compensar por

su relativa falta de educacidn formal. Actualmente, el problema para las

autoridades del ICTA es redefinir el rol y las responsabilidades de los peritos






79



a nivel regional de tal manera que se les entregue responsabilidades adicion-

ales importantes para compensarles por el retiro de las responsabilidades que

no han sido capaces de desempear. El desarrollo del ICTA en gran medida

tambin ha dependido del estimulo y la integracin de las actividades disci-

plinarias. La Unidad SE debi aprender a integrar dentro de su propia unidad

el trabajo de los economistas, antroplogos y socilogos, y luego tuvo que

tratar de establecer un puente de unin entre las ciencias sociales y las

ciencias naturales. Mientras tanto diversos profesionales especializados

estaban desarrollando un nuevo modelo de colaboracin interdisciplinaria en

las regiones, que incluta agrnomos, expertos en suelos, y otros especialistas.


3. LA BASE COGNITIVA DEL NUEVO MODELO DE ORGANIZACION


Nuestro argumento es que el desarrollo del modelo del ICTA se ha basado

implicitamente en el cambio de una concepcin tradicional del campesino por

una concepcin ms realista. La explicitacidn de este cambio cognitivo puede

ser dtil para los planificadores, ya que dicho cambio puede lgicamente indi-

car la direccin del cambio y del desarrollo organizacional. Los modelos

tradicionales de las organizaciones tanto de investigacin como de extensin

se han basado en lo que llamamos "el mito del campesino pasivo" y hemos

afirmado que DIGESA parece basarse an en ese modelo. El nuevo modelo cogni-

tivo subyacente al programa del ICTA se basa en el supuesto de que el campesi-

no o pequeo agricultor es un individuo racional que no resiste ciegamente al

cambio, sino que busca activamente nuevas posibilidades de mejoramiento que

l pueda adoptar sin incurrir en demasiado riesgo.

Esta orientacidn cognitiva lleva directamente a la metodologfa de la






80



Unidad SE de incorporacin activa de los pequeos agricultores en la inves-

tigacin. Sin embargo, como hemos sealado,sto es slo el comienzo. La

integracin efectiva de los pequeos agricultores como participantes en la

investigacin, poda lograrse solamente si la Unidad SE llegaba a integrar-

se de manera efectiva con los programas de produccin y con las organizacio-

nes regionales. Ms an, hemos sealado que la resistencia a la Unidad SE

manifestada por los cientficos naturales no era simplemente producto de su

socializacin en sus propias disciplinas y modas de trabajo particulares.

No se podfa lograr la integracin solo a travs de agregar en los equipos

regionales de agrnomos y otros especialistas en suelos o en plantas, las

responsabilidades que la Unidad SE haba elaborado para ellos. Esto adems

implicaba reajustes en las relaciones entre los equipos regionales y los

programas de produccin, ya que los especialistas de produccin en las ofi-

cinas centrales habfan naturalmente tendido a presionar por ms y ms expe-

rimentos y ensayos en fincas en torno al cultivo de su especializacin. Sin

negar que es posible lograr que profesionales de mente particularmente

abierta asuman nuevas tareas sobre su antigua carga de trabajo, hay que

reconocer que este arreglo informal no puede constituir una base solida para

la integracin de un nuevo conjunto de actividades. Es estimulante notar

que el ICTA parece estar en el proceso de reajustar las asignaciones de labo-

res y las cargas de trabajo, con el fin de facilitar la completa integracin

de la nueva metodologa.

Si DIGESA contina basando su programa en el mito del campesino pasivo,

el que sirve de apoyo al nfasis que actualmente pone sobre el crdito super-

visado, las posibilidades de integrar de manera ms efectiva a los agentes de

extensin con la investigacin en el proceso de desarrollo son extremadamente

limitados.







81



4. SE PODRIA HABER HECHO MEJOR O MAS RAPIDAMENTE?


Hemos sealado que en las primeras etapas de su desarrollo la Unidad SE

debid sufrir algunas severas desventajas. En primer lugar, la Unidad fu

creada solo dos aos despus que el ICTA fuera establecido. Esto signific

que la Unidad SE tuviera que tratar de introducirse en una organizacin cuyos
miembros estaban naturalmente preocupados con el desarrollo y la consolida-

cin de su propia estructura y procesos de trabajo. Ms an, la Unidad SE

empez con un personal muy reducido, lo que le impedi trabajar efectivamente
con los agricultores y al mismo tiempo cultivar sus relaciones con las autori-

dades centrales del ICTA y con las organizaciones regionales. Cuando la

Unidad SE empez a participar en las organizaciones regionales, no fu capaz

de designar profesionales a ese nivel y tuvo que confiar en los peritos. Es

solo recientemente que esas deficiencias en destinaciones han sido eliminadas

en gran parte.

Este anlisis estara sugiriendo que el ICTA podra haberse desarrollado

mejor y ms rpidamente si la Unidad SE se hubiera iniciado al mismo tiempo

que las demas unidades y si hubiera sido mejor equipada de personal. Creemos

que esta conclusin es correcta. Sin embargo, es necesario sealar una

importante consideracin. Cuando el ICTA fue establecido, sus autoridades
tenan solo una idea general acerca de como encajar la Unidad SE, y no exista

precedentes que pudieran ser tiles en guiarlos hacia una completa integracin
de la investigacin socio-econmica. Tener un perfodo inicial exploratorio

fu esencial para que la Unidad SE pudiera desarrollar su metodologa de inves-

tigacin en las fincas con participacin activa del agricultor. Esto no
podra haberse logrado si la Unidad SE hubiera tenido que asumir al mismo tiempo






82



las arduas tareas y responsabilidades ligadas a relacionarse con otras unida-

des del ICTA. Por lo tanto, las ventajas de crear la Unidad SE junto con el

establecimiento del ICTA se podran haber aprovechado solo si en el periodo

inicial la coordinacin de la Unidad SE con las otras unidades del ICTA se

hubiera manejado informalmente, teniendo presente que su integraci6n completa

en la estructura del ICTA se llevara a cabo ms adelante, de acuerdo a la

experiencia lograda por la Unidad SE y por las otras unidades del ICTA. Por

supuesto, fu natural para las autoridades del ICTA proceder primero a esta-
blecer la estructura y sistemas de trabajo de los profesionales tradicional-

mente asociados con la investigacin agrcola. Es gracias a dichas autori-

dades que, una vez que la reestructuracin ms amplia estaba en marcha, se

incluy la investigacin socioeconmica; y haciendo un esfuerzo adicional,

ellos desplegaron el tipo de iniciativa y flexibilidad que ha permitido a la

Unidad SE hacer importantes progresos en relacin a sus contribuciones al ICTA.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs